16.7 C
Lima
sábado, junio 15, 2024

Buy now

spot_img

Apoteósica Octava de la Virgen de la Candelaria.

La Octava es una celebración especial que se desarrolla siete días después del 2 de febrero, efeméride de la festividad. Se denomina así por tratarse de la celebración continuada durante ocho días de la solemnidad en honor de la Virgen de la Candelaria.

Importancia

La celebración de la Octava es importante porque en este día finaliza este conjunto de homenajes centrales a la Mamita Candelaria y se organizan una serie de actividades, tanto de índole religioso como de expresión cultural a través de danzas y música que identifican a la región Puno, situándola como referente del folclor peruano.

Actos emblemáticos religiosos

Los actos emblemáticos que caracterizan a la Octava empiezan en la mañana con una solemne celebración litúrgica, a cargo del obispo de Puno, en el santuario de la Virgen de la Candelaria, ubicado en el templo de San Juan Bautista.

A esta misa especial acuden autoridades civiles, religiosas y militares, así como integrantes de asociaciones religiosas, hermandades y numerosos fieles procedentes tanto de las provincias del departamento de Puno como de otras regiones del país que son devotos de la Virgen.

Al término del rito eucarístico se realiza un gran despliegue de fuegos artificiales y quema de castillos, acto acompañado por las melodías que interpretan diversas agrupaciones de sikuris, músicos que tocan el siku, ancestral instrumento musical de viento elaborado con cañas de diverso tamaño, conocido también como zampoña o antara.

Posteriormente, tiene lugar la procesión en la cual el anda de la Virgen de la Candelaria, cargada por cuadrillas de cargadores y seguida por una multitud de fieles devotos, recorre las principales avenidas y calles de la ciudad de Puno que lucen coloridas alfombras florales.

Fastuoso despliegue folclórico

En paralelo a los actos de carácter religioso se desarrolla, en horas de la tarde, la fastuosa competencia de trajes de luces en el estadio Enrique Torres Belón. En este tradicional escenario deportivo se dan cita decenas de comparsas que interpretan danzas emblemáticas de Puno como la morenada, el caporal, la diablada, la Kullahuada, los tinkus, los sikuris, entre otros que destellan colorido, exultación y bien elaboradas coreografías, así como grupos folclóricos invitados de regiones como Arequipa, Apurímac, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín y Lima, entre otras.

Los danzantes son acompañados en sus ejecuciones por bandas integradas por numerosos músicos que interpretan sin pausa y con gran destreza sus mejores repertorios para darle a esta celebración el complemento perfecto de brillo y solemnidad que enorgullece a los puneños y al Perú.

Andina.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Aticulos Relaciondos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- PUBLICIDAD -spot_img

Ultimos Articulos