NECESITAMOS MÁS LLUVIA.

Recuerdo los aciagos años 1982-1983 en los que al sur del Perú le tocó vivir el Fenómeno del Niño. Como ahora la falta de previsión fue elemento característico. Casi nada hemos aprendido desde entonces. En aquellos años los traslados de turistas de la estación de Enafer Perú hacia el Hotel de Turistas de EnturPerú de la Isla Esteves (hoy Libertador) alrededor de la media noche porque a ésa hora llegaba el tren del Cusco, eran para los transportistas y guías toda una odisea. La carretera que unía el istmo fue tragada por las aguas del Titicaca que subió cerca de 2 metros su nivel promedio y la Isla quedó literalmente como eso, una isla. La línea férrea y carretera entre Puno y Juliaca igualmente devoradas en muchos trechos obligó a que el tren suspenda sus actividades hacia Puno. El turismo en Puno y de noche, era para el extranjero una aventura post modernista irrepetible y para el agente de viajes y trasladista un drama perpetuo. Me imagino ahora cómo deben sufrir mis compatriotas del norte, la falta de previsión de sus necias autoridades cuya gestión y liderazgo fueron sepultadas por el huayco inmundo. Costará mucho esfuerzo a su pueblo y al Estado poder reconstruir sus casas, parques, calles y sonrisas y sobre todo la esperanza y credibilidad en sus autoridades, el turismo es como en muchos casos un puente que une, una mano que ayuda, un instrumento de la paz. Que caiga lluvia, mucha lluvia pero de bendiciones para todo nuestro Perú.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más