EL PANETON DEL CONGRESO Y LOS BURRITOS SABANEROS.

George Orwell, a quien los comunistas vetaron su libro “Rebelión en la Granja” decía que “todos los animales son iguales, pero hay algunos que son más iguales que los demás”; aunque no se refería al “establo parlamentario” del que hablaba Lenin, pero por ahí va.

Ya me imagino que hubieran dicho los citados, si hubieran conocido el Congreso Peruano (con comunistas “originario-ambientalistas” incluidos), pero el tema es que aprovechando la tan poca cristiana fiesta de la navidad – quienes conocemos Europa, ahí si vemos el espíritu navideño que en el Perú, ya no existe; acá todo es sinónimo de borrachera- es que han visto una oportunidad más de la criollada peruana: Sacarle la vuelta al presupuesto nacional.

Ya no son los comechados empleados públicos que puntualmente a las 10 de la mañana desayunan con toda frescura por toda una hora; ya no son los médicos del sistema de salud peruana, que utilizan como clínicas particulares los hospitales públicos; tampoco son los profesores de “miércoles” que llegan a sus centros de trabajo ese día, para terminar la semana como sea. Tampoco son los eternos “dirigentes sindicales”, que hasta usan como cochera particular las instalaciones públicas. No, en el Perú siempre podemos estar peor:

El primer poder del Estado (pero no el único, como decía el hoy ignorado, por los propios apristas, Haya de la Torre); ha resuelto auto-gratificarse, seguramente por la capacidad profesional, por la oratoria castelariana, versada y flamígera de sus miembros (escúchese al congresista puneño Moisés Mamani, por ejemplo); o por su cultura general ecuménica (como la congresista comunista Huillca); y se han premiado con una canasta navideña de 920 soles, aparte de su sueldo, gratificación contante y sonante. Y claro, cómo no, en eso si hay “acuerdo multipartidario”, porque nadie ha sometido a debate una moción que anule semejante cachetada a todos los gremios en conflicto (Congresistas, despierten, por si acaso el Poder Judicial está en huelga hace un mes) que pugnan por que se les iguale en remuneraciones a la Policía. Es más, hasta salen los defensores de los derechos humanos, para decir que esos eran “derechos adquiridos”. ¿Y los gremios en conflicto? ¡Ah no, a otro perro con ese hueso! La pregunta es: ¿Con semejantes estipendios mensuales, por no hacer nada (excepto el ridículo) no era obvio que cada uno podría adquirir canastas navideñas de cualquier precio? Lo triste es que cuando se trata de reclamar estas canastas, ahí se olvidan los comunistas de su marxismo leninismo, de que son “festividades burguesas”.

Para la repartición, todos los congresistas son liberales, burgueses, alineados y devotos de las “obras pías” del Opus Dei. Ahí todos contritos cantan “El burrito sabanero” ¡Que lindos son, dan ganas de disecarlos! Pero frente a toda esta afrenta (salió la rima) ¿Que nos dice Luz Salgado?: “vean a las demás reparticiones públicas las canastas navideñas que se reparten”. Claro ¡cómo no! Esto me hace recordar a Beppe Grillo, el líder opositor italiano, que le dijo al hoy caído Premier Matteo Renzi: “Acá en Italia lo único democrático que hay, es la corrupción; porque está en todo lado”.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más