LA SALSA ROJA COLOMBIANA

Ayer cuando los veía entre contritos, pasmados y felices (no sé porque) a la clase política latinoamericana, vestidos con albos trajes en Colombia, me acordaba del título de la postrera obra del nobel colombiano Gabriel García Márquez “Memoria de mis putas tristes”. Es que, o no leyeron los “Acuerdos de paz”, o no los entendieron; o están como el título de la obra mencionada. Y es que no sé qué de bueno, le encuentran a que los terroristas comunistas, tengan a dedo 10 senadores, un territorio para ellos (para que desarrollen sus ideas comunistas) y en éste se convoque a elecciones supervisadas por ellos para que elijan a sus representantes; se les otorgue un sueldo a los terroristas “por un tiempo indeterminado”, se haga un “corte de juicio y se disponga amnistía” para los terroristas; pero sigan los juicios contra los militares y policías; y encima: Que el instrumento, sea depositado en Suiza. Es decir que el Estado Colombiano, ha descendido a colocarse en la misma estatura de los comunistas terroristas asesinos de las FARC, se ha creado un Estado dentro de otro. No importaron las más de 250 mil víctimas, su indudable ligazón con el narcotráfico; las violaciones en masa, los secuestros, etc. La soberanía estatal se ha ido literalmente al cuerno; y todo bajo el aplauso bobo y cómplice de los presidentes latinos, donde estaban mezclados el inmaduro Maduro, el comunista Castro; con el liberal peruano.

Pero lo peor, es que el despistado (in partibus) Secretario General de la ONU, hasta leyó un ridículo mensaje, que nos da pié a una pregunta: ¿Qué creen que harán los terroristas comunistas que aún están vivos en el Perú? Pues albricias, albricias; que también a ellos les entreguen el Vrae, Ayacucho o Puno. No entiendo luego, con qué cara los pasmados europeos que siguen pensando en los “derechos humanos” de los terroristas, y siguen dando óbolos para “Support for the Latin American Revolution”, se quejen luego de las masacres de los Yihaddistas y el Estado Islámico; si igual son de sanguinarios. Lo peor es que, el territorio libre y soberano cedido por Colombia a las FARC´s, servirá como campo de entrenamiento, como refugio para todos los terroristas comunistas; y no me vengan con el cuento de que “han prometido entregar las armas”. Claro las entregan; pero compraran nuevas y de eso no se ha hablado.

Es una pena que se retroceda de esa manera, y que la lucha contra los comunistas se contraiga tanto; ya me imagino que ahora, con semejantes gollerías, los senderistas del Perú son capaces de llevarse su cripta nada menos que a Colombia. ¡Auspiciados por el Frente Amplio del Perú! Es que, como la juventud actual llamada “pókemon” solo saben de esto, y no de historia; no saben que como consecuencia del humillante “Pacto de Versalles”, salió el Nazismo; y que gracias al gobierno de “Unidad Popular” de Chile, se gestó el fascismo brutal de Pinochet.

Lamentablemente, un pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla. Y hasta ahora no se dan cuenta que, el único buen terrorista comunista; es el que esta muerto. No soy fujimorista, pero debo de reconocer, que gracias a él nos salvamos de lo que quería el asesino Guzmán: El equilibrio estratégico. Y eso es lo que se han conseguido en Colombia.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más