CUANDO LA MUJER ES ENEMIGA DE LA MUJER. 

Me acuerdo como si fuera ayer, cuando en mi ejercicio profesional en un proceso de alimentos, una juez amable pero terminante me pidió, que dejara a mi patrocinada para que conversara con ella a solas sobre su demanda. No pude objetar, legalmente no podía hacerlo, pero al retirarme pude escuchar el vil reproche de la juez “todo esto es por tu culpa, por abrir las piernas”.

Luego, en otra oportunidad, una Fiscal a cargo de un caso de violencia familiar, en forma por demás ingenua (o remunerada) se acercó a nosotros para decirnos que el agresor “estaba arrepentido”, y que por lo tanto mejor que retirara la denuncia porque “en otros casos, ni piden disculpas”. Eso no es nada, sino que en otra oportunidad en la “Comisaría de Mujeres”, cuando la pobre víctima esperaba sangrando, a la voluntad de la mujer policía, a que termine de hablar por su consabido celular (hoy, es parte de su anatomía), para ser atendida; y luego del reclamo, con todo sarcasmo le dijo: “te ha pegado dices !Pero si solo es una cachetada!”. No les cuento todo lo que luego hice en los mencionados casos; pero el hecho es que normalmente es la mujer la propia enemiga de la mujer.

Varias veces he visto que la “mamita”, sale en defensa del hijo violador, o del agresor; o del irresponsable que no pasa alimentos. Y con todo desparpajo dice: “Seguro tú lo has provocado”, “tendrá problemas y tú no lo comprendes”, “plata nomás quieres, porque no trabajas para mantener a tu hijo”. Y alguna vez tuve la presencia de una “mamita”, quien me pidió que defienda a “su pobre hijito engañado por una mala mujer, que hasta lo ha enjuiciado”; y al preguntarle sobre la edad del hijito me contestó: “Solo tiene 42” (casi un adolescente no?) y al retrucar ¿Por qué no viene él? La solícita “mamita” contestaba: “Ha tenido anoche un compromiso y está descansando”. Y todos estos especímenes no están disecados, están caminando y todos los días estas historias se repiten ¿o no? Hay un Regidor puneño que se hizo demandar con su madre, con el objeto de evadir sus responsabilidades alimentarias, todo bajo el aplauso de las regidoras de su bancada, y la complicidad de los funcionarios; y no recibió ni un voto de repudio de las organizaciones de mujeres. Y encima hoy, utiliza recursos del Municipio para insultar a mujeres que están en contra de la gestión. ¿No hubo y hay Congresistas que descaradamente evadían con subterfugios obligaciones alimentarias, sin que ninguna mujer de su bancada los repudiara? ¿Acaso Nadine Heredia repudió la actitud de Gamarra? Keiko: ¿Ha imprecado a Becerril? Además, en esta sociedad tan machista, si una madre ve planchando a su hijo ¿No la llena de reproches a su nuera? ¿No ha sido mujer acaso, la juez que casi elevó a los altares, al cobarde ayacuchano que masacrò a Arlette? ¿No era más importante un repudio público de todas las mujeres fiscales, en contra del salvaje fiscal juliaqueño que agredió brutalmente a una abogada; antes que ir a misa por su aniversario? ¿No son acaso las propias mujeres quienes promueven el machismo?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más