EL VALLE DE LOS VOLCANES

Una fría mañana nos espera para empezar este periplo que significa internarnos a las entrañas serpenteantes, rocosas, áridas que a la vez contrastan con extraña flora. Al internarnos pisamos lava que en algún momento fuera masa hirviente, hoy luce como piezas de carbón recién horneado.

??????????????????????????????? Primero cruzamos por la alfombra verde y calurosa de los Valles de Vitor, Siguas y Majes, el aroma fresco de verdor y prodigo en casi todo tipo de plantaciones de frutos y verduras nos obliga a tomar bocanadas de aire para resistir zonas altas que visitaremos más adelante, allí donde casi no hay oxígeno pero si hermosos paisajes.

Luego de un serpenteante camino pegado a quebradas y riscos áridos, sentimos ya la fría brisa que preludio de un espectáculo natural indescriptible. Estamos a más de 5,000 metros sobre el nivel del mar, pese a tener sol pleno, el frío puede congelarnos rápidamente si no portamos casacas ó doble pantalón, sin embargo vale la pena soportarlo para observar el Coropuna (montaña pelada), un nevado cuya copa se ubica a más de 1,300 metros sobre el nivel del mar más de nuestra ubicación. Luce esplendoroso como una porción de torta de chocolate bañado con crema chantilly, la fauna que lo rodea está compuesta por guanacos, vicuñas, alpacas, que posan indiferentes a nuestras cámaras, los riachuelos casi gélidos lucen transparentes y de distintas tonalidades del azul. El atrevimiento de lavarse ó cruzar descalzo por éstos venas de agua puede convertirnos en “chupetes”.

???????????????????????????????La carretera que nos conduce hasta Chilcaymarca no se encuentra en buen estado y la falta de señalización puede ocasionar extravíos, pero nuestro chofer Feliciano se las juega para ubicarse rápidamente. Llegamos a la plaza casi fantasmal de Chilcaymarca, nos guarecemos en el hotel de Turistas, cómodamente amoblado, se percibe el toque hotelero que supo darle la asesoría de la OGD Valle de los Volcanes, nos cuentan que éste edificio pudo haber sido una sede administrativa pero que a tiempo fue modificado estructuralmente para el uso turístico. Martín Rincón parte del grupo se dio tiempo para una pichanga con niños que no les importaba la hora ni el frío reinante.

???????????????????????????????El ingreso al Valle que alberga conos que antes fueran volcanes es un recorrido, mezcla de parajes casi marcianos, combinados con tierra de todos los colores, la presencia del cáctus como casi único ser viviente se yergue por doquier, como un desafío de haberse nutrido del suelo árido casi cenizo. Los volcanes lucen a su alrededor montañas de piedra y tierra negras, lava vomitada en sus años más activos, me imagino que las erupciones constantes habrían sido una especie de zona de “fuegos artificiales”, por supuesto ningún testigo humano podría dar fé de tal espectáculo. Sin embargo un grupo de ellos usó las entrañas del Canalla Mauras, un volcán apagado de 100 metros de alto y casi 300 de diámetro para organizar una lid de toros en su interior, peculiar amalgama del ritual andino con el vestigio natural. El acceso a éste es una alfombra negra, lava volcánica, regada como un río, vomitada a lo largo de centenares de metros. Horas más allá la habilidad de los antiguos pobladores aprovecharon la energía de los volcanes canalizando sus aguas subterráneas para convertirlas en modernos baños termales como en Huancarama cuyas aguas llegan hasta 54 grados centígrados, temperatura contrastante con la gélida atmosfera reinante.

Al retorno a nuestro Chilcaymarca anfitrión, divisamos en cielo abierto estrellas fugaces ó tal vez OVNIS que surcan el espacio. Todo es posible en la pampa silenciosa, quieta, gélida, que otrora fuera una caldera fulgurante con un sinfín de truenos retumbando monstruosamente para formar colinas, barrancos y nevados. Hoy éste valle está quieto, no sabemos hasta cuando, mientras tanto gozamos de los contrastantes paisajes que nos ofrece sus entrañas.
El frío azotador de la zona tiene su parte positiva y tiene muchas muestras de ello, los nevados, riachuelos y cataratas como Panahua, ésta última es una demostración de que la naturaleza ha hecho un esfuerzo para mostrarse a los humanos como forma viviente y como desafío al clima su caudal incesante cuyo origen y destino son desconocidos se congela en el espacio y se muestra como cristales y rocas transparentes, su otra faz. El espectáculo es maravilloso, luego de cruzar un sinuoso sendero empedrado con maleza y murallas naturales a los costados, a la llegada se abre un bello panorama, la caída de agua cristalina juega con su laguna formada y en su trayectoria forma arco iris, la ducha de agua helada es inevitable, pero la pureza del paisaje hace propicia una improvisada sesión de meditación, nuestra anfitriona y organizadora Faviana Deglane hace lo suyo, Mateo Lira, joven y locuaz arquitecto hace lo propio también, y es imposible no jugar con sus trozos de materia sólida de la catarata, vale la pena congelarse un poco en sus faldas. Acaso la falta de costumbre para hacer “pago a la tierra” acaba de cobrar su primera “víctima”?. Martín, nuestro inquieto colega se fue de tumbo en tumbo por el piso congelado, ahora luce el pantalón rasgado en las posaderas y me imagino que una amigdalitis será su compañía en los siguientes días. Un café caliente era justo y oportuno para la ocasión.

???????????????????????????????Andagua es un pueblo tranquilo y luce una colección muy peculiar en su placita principal, aparte de las obras del museo de Sito y mejoramiento de la Infraestructura pública Turística que tiene a su cargo Mateo Lira. Se trata de una conjunto de cipreses podados con diversas formas, sean objetos, animales ó personas que motivan esbozar una sonrisa y dar un paseo por los alrededores. Más allá encontramos una meseta, en lo alto se encuentra un mirador, al que tenemos que alcanzar subiendo una cuesta zigzagueante por alrededor de 30 minutos, es extenuante y los “pasamanos” son cactus, de tal suerte que es imposible detenerse ó apoyarse en ellos, lo que motiva subir sin descanso, ocasionalmente el fruto de uno de ellos provee un jugo agridulce refrescante. Al tope del mirador, la visión es realmente espectacular. La primera impresión es un alivio corporal luego del ascenso por la cuesta empinada y luego un regocijo visual, los volcanes aparecen como conos terrenales apagados, una sábana marrón con caprichosas formas sobresalientes, parece difícil de creer que durante cientos ó miles de años todo el extenso valle habría sido un concierto de truenos, relámpagos, piedras centelleantes y fuegos artificiales.

???????????????????????????????Nuestro recorrido por las entrañas del valle continúa y el serpentín vial es infinito, la fauna es imperceptible, fugaces vizcachas pueden ser vistas con suerte y dificultad, nos aguarda una caminata de 3 kilómetros por un territorio similar al del planeta Marte, perderse en su desierto sí traería consecuencias fatales, los únicos seres vivos por alrededores son los cáctus de perseverante desafío a la naturaleza, lucen orondos y soberbios é intocables, menos para los frugales colibríes cuyo cuidado en absorber su néctar ó descansar en alguno de sus brazos sin quedar atrapados, es admirable. ???????????????????????????????La laguna Mamacocha en Ayo nos espera, el caminar es extenuante, es como hacerlo en una parrilla caliente, su aspecto es casi hollywoodense, uno puede simplemente morir achicharrado sino es acompañado con un guía de la zona; en el camino un zorro nos avista y confiado en nuestras sanas intenciones pasea horondo y se interna en algún recoveco alcanzamos a captar sus hermoso pelaje. Desde lo alto se divisa un oasis, el contraste de color es increíble, los cerros, montañas rocosas, peladas, grises, áridas, ariscas, en medio de ellas aparece una mancha verde y azul, pequeña al principio y conforme nos aproximamos va creciendo y notamos que el prodigio de la naturaleza siempre sale a relucir y como una señera demostración nos dice que el premio a la perseverancia es inevitable. La laguna tiene una dimensión de aproximadamente 10 mil metros cuadrados, su apacible discurrir por una pequeña caída de agua y un riachuelo la convierten en una piscina de agua cristalina, es inevitable meterse un chapuzón, en una de sus orillas divisamos una pareja de patos que no se espanta ante nuestra presencia, nos cuentan que las nutrias también suelen navegar, pero se espantan ante las personas, la apacible Mamacocha sin embargo no está exenta del riesgo de la mano del hombre. Un proyecto hidroeléctrico pretende desecar la laguna, como muchos otros intentos depredadores, éstos pueden tener éxito si no se crea una conciencia colectiva a favor de la ecología y medio ambiente. El calor extenuante y refrescante baño en la laguna nos abrieron el apetito y vamos hacia Ayo. El pueblo luce casi vacío y apacible a no ser por un grupo de niños jugando una pichanga en su placita principal.

???????????????????????????????Un día antes allí celebraron su festividad en honor a San Isidro Labrador y los pobladores reunidos en la casa del Alferado son muy buenos anfitriones con quienes compartimos su almuerzo “levantamuertos” acompañados de un orquestín. Todo un almuerzo-show-bailable. Llevamos una hora y media de retraso y el compromiso de visitar Chachas es ineludible, a lo lejos divisamos esta población pintoresca, rodeada de hermosos andenes verdes, cruzamos el pedregal de un cauce de río, nos imaginamos lo caudaloso que debe ser en época de lluvias. La sorpresa que nos encontramos a la llegada es tremenda. ???????????????????????????????Durante toda la tarde un grupo de autoridades y niños del lugar nos esperaron a pesar de la sombra y la fría brisa. Su caluroso recibimiento compensa el cansancio del trajinado día y la temperatura del lugar, un mate caliente, cancha de todo tipo y un exquisito queso insuflan de energías. El coro de niños hacen un ambiente navideño. Chachas como todos los demás destinos turísticos rurales de la zona andina, creen que el turismo puede ser un elemento inclusivo por ello que sus pobladores han acondicionado con esmero y dedicación sus casas para brindar al ocasional visitante un calor de hogar. Es la última noche de nuestro encantador periplo por las venas y entrañas del Valle. Sólo nos queda la promesa de seguir confiando y perseverando en el Turismo, un sector muchas veces esclavizante pero que también otorga bondades inconmensurables. La bondad, paciencia é inocencia de sus pobladores compromete más nuestra presencia y ganas de volver no solos sinó con grupos de turistas.
???????????????????????????????Agradecimientos especiales a:
COLORES AREQUIPA
GIARDINO TOURS
MARAVILLAS PERUANAS
RÍO PASEOS
SKY VIAJES Y TURISMO AREQUIPA
OGD VALLE DE LOS VOLCANES
Faviana Deglane Salaverry
Mateo Lira Pacheco

Hernan Swayne del Hotel Turista de Chilcaymarca

Victor Mamani Aguilar

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más