EL TERCO EN TURQUIA.

Cuando algunos ingenuos pensaban que el Alcalde acoreño, había resuelto trabajar por Puno, y no dedicarse a conocer lares fuera de su originaria comunidad campesina, pero con dineros del Estado; se equivocaron completamente. Porque con el cuento bobo de las “ciudades fuertes”, y con el auspicio de los mismos creadores de “Una noche burlesque en Montevideo” y “Viaje a Atlanta” ha resuelto ahora viajar a Turquía. Y como estoy seguro que no sabe ni dónde queda, ni cuál es su capital, así que contribuyendo a su cultura ecuménica, le voy a decir que Estambul (antes Constantinopla) es su capital, y fue donde se quebró el imperio romano, y esa ciudad pasó a dominio de los musulmanes. Hoy, es una metrópoli turística con todos los atractivos imaginados.

Es decir, que conociendo a nuestras autoridades municipales (a un pasmado alcalde puneño comunista, lo “pepearon” en el centro de Lima), sabemos de memoria que se irá en-nombre-de-los-hermanos-originarios-aymaras- a conocer “Estambul by night”. Ojala, que no se le ocurra ir a los callejones de Istiklal Caddesi, donde hay bastantes locales de danza del vientre, pero que normalmente cuando ven a un bobo visitante, por solo sentarse con él, las turcas hacen que todos sus consumos ellos lo paguen. Y así como lo vemos, a esta autoridad edil con pinta de avispado turista, que cosa no le harán; pero no importa, porque seguramente les traerá hartos regalitos a sus ovejas del pleno, como cajitas de fósforos o preservativos pasados; y con eso dirá que estuvo de galán cholo, en una telenovela turca-puneña llamada, no “El Sultán”; sino “El Soltón”, porque todo lo que le van a hacer soltar, es de las mil y una noches.

Ahora, si sobrevive a esa noche turca, recorriendo todas las boîtes (porque en el cucufato Puno, no hay) y para dejar sus humores aymaras; al día siguiente puede ir a un “Haman” o baño turco, pero que tenga cuidado y que sepa elegir bien; porque esos lugares no son como su piscina de Acora; y justamente por eso la reina Isabel La Católica los cerró, no porque se opuso a la limpieza corporal; sino para acabar con las práctica homosexuales que se celebraban en ellas. De lo contrario, ahí se enterará que es diferente una “ciudad fuerte”, con un “fuerte en la ciudad”.

Después de semejante dispendio de tiempo y recursos, cuando a alguno de los sufridos y humillados vecinos se le ocurra preguntarle ¿Y que ganó Puno con su viaje? ¿Qué dirá? porque que me digan que Puno es una “ciudad fuerte”, seguro es solo por los fuertes hedores que emanan de la orilla del Lago, porque hasta la fecha no hay un muelle turístico, y menos promoción a la inversión privada, y tampoco seguridad jurídica ¿Creen todavía que por el hecho que este pasmado personaje va a visitar Turquía, van a venir tantos turistas turcos a Puno, como acoreños al Municipio? No, para nada, además ellos están acostumbrados a una vida nocturna bien colmada; y aquí donde se prohíbe desde discotecas, casinos, karaokes, night clubs y baños turcos ¿Qué harían?

Y hay que ser terco para no darse cuenta que su fracaso es estrepitoso. El cargo le queda más ancho que pantalón de elefante, no sabemos qué clase de ciudad quiere, ni ciudad de que clase. Son agradables personas los turcos, pero los tercos son abominables.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más