EL SERIO PROBLEMA SIRIO.

“No podíamos desatar una masacre, impidiendo a balazos su ingreso”, me dice explicando la crisis de los refugiados Sirios, mi siempre bien informado amigo, el austríaco Gerold Steinbeck, quien no solo conoce estos temas, sino que el Perú, Sudamérica y hoy; gracias al empresario Max Ruspeckhofer están haciendo obras de agua potable en Guatemala. Me dicen al unísono que eran tantos, que la EU, resolvió que por lo menos cada ciudad se hiciera cargo del 1%. Aquí en Naarn-Austria, a pocas cuadras de donde vivo, y cerca al domicilio de Max; está un campamento de refugiados. Mi suegro me comenta que solo son 32 personas, las que pidieron expresamente quedarse en Austria. El resto raudamente se fue a Alemania, y a Francia. Hoy, esta decisión está desatando una crisis, porque ha exacerbado el racismo; ya lo sentí en Munich, donde cualquiera que sea distinto en color de piel o idioma es mirado con desconfianza.

22Ya muchos europeos se están preguntando ¿Qué ganan ellos ayudando a gente de otros lugares, en lugar de ayudar primero a sus connacionales? Gerold me dice que es también una tesis equivocada, porque Europa es un continente no viejo; sino de viejos. Es que la tasa de natalidad en Austria, por ejemplo ha sido negativa en los últimos años, y ¿Quiénes creen que podrán mantener la industria bélica de tecnología de punta de Steyr? Si vieran los fusiles-ametralladoras de fibra de carbono que producen, o los tanques Leopard III atómicos que salen de Alemania.

Definitivamente requieren mano de obra. “Los migrantes – retruca Gerold- pagaron miles de Euros para lograr venir a Europa. Son calificados, necesarios también”. Mi suegro me dice que el drama que viven, es que al ser refugiados, no pueden trabajar, por más que sean calificados, y viven de lo que las Ong´s como Cáritas les alcanza; o los servicios que da el Municipio de Naar (que contrario a lo que pasa en mi país, no hacen negocio con las donaciones) y otro gran problema es el idioma. Si no se habla mínimamente el inglés, alemán, francés; acá seguirán siendo un “ghetto”, y los famosos dialectos o idiomas “originarios” de quienes quieren venir a Europa, no sirven para nada. “No se integrarán nunca a la sociedad europea, los que quieren quedarse, fíjate nomás en los turcos – me dice Max- están años, y no aprenden ni quieren aprender alemán, y sueñan con tener dinero; para regresar a su tierra”. Entonces le pregunto a mi suegro ¿Cómo se comunican? –Por medio de dibujos- me contesta. ¿Qué van a hacer con los niños en edad escolar? Pregunto. –Bueno, aquí todos DEBEN ir al kindengarten” me contestan, pero si en su familia solo se habla árabe imagínense. Y si hablamos del tema religioso, es peor: El Islam, con todas sus variantes; es una concepción del mundo, no un partido político; y tal como lo decía Hitler en su “Meim Kampf” una concepción del mundo debe ser intolerante. Y así es el Islam, y ante una sociedad tan profundamente religiosa como la austríaca, con elevados sentimientos hacia la navidad y cada una de las celebraciones católicas, con misas solemnes y graves; es obvio pensar que los Sirios están totalmente fuera de esta sociedad y credo, además desde la forma de vestirse, y el trato a la mujer que de acuerdo a su religión le dan; es algo insultante. “Lo único que todos esperan, ellos y nosotros, es que se señale por fin la fecha en la que se irán” me dicen todos al unísono. Sin embargo, y pese a que las viviendas entregadas por el gobierno a los refugiados, y que cuentan con todo lo que mínimamente acá se estila (agua y desagüe, energía eléctrica, calefacción; no sé qué podríamos ofrecerles en el Perú, donde no es potable, el agua “potable»), ellos no están contentos; porque de acuerdo con lo que se pudo hablar, a ellos les deben dar las mismas casas que tienen los austriacos. Ellos piensan que fue el Estado, el que les dio las lindas casas, que compiten por ser parte del paisaje. No pueden entender, que eso es por esfuerzo de cada familia; es que ellos vienen de una sociedad donde la religión esta imbricada a la política y esto de la iniciativa privada no lo entienden mucho, o a su manera.

11Logramos ir al Campamento de los Refugiados, y al tomarme una foto con las viviendas, salió de una de ellas uno de ellos; con su medio alemán e inglés pudimos comunicarnos, él se llama Husseim-Ali, pero no es de Siria, sino de Afganistán, y también se coló entre todos para salir del otro infierno en que se ha convertido su país, tiene 4 hijos, y una esposa.El problema es que, ya se siente el racismo en el ambiente, en las miradas sino hostiles, de desconfianza. Esto estallará en cualquier momento, sino vean nomás como un partido ultranacionalista como el Frente Popular en Francia ha ganado las elecciones con un mensaje antiinmigrante, y ya se vienen otras elecciones. Caray, yo soy un “colateral damage” porque pensaba viajar a la linda Budapest-Hungría, pero se opuso tajantemente mi cónyuge, a quien se le salió el conocido genio ario, impidiéndome mi periplo; es que Hungría ante la ola de Sirios, agudizando los controles migratorios cerró su frontera; y yo que soy en Austria un visitante no inmigrante y con fecha de retorno, tuve que aceptar de mala gana el veto; no iba a ser que confundan a un abogado serio, con un sirio.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más