MÁS ALLÁ DEL 25 DE DICIEMBRE.

En Turismo, la actividad netamente humana que abrazamos apasionadamente desde hace muchos años, la celebración de la Navidad se hace de manera muy particular. Al menos para los que tenemos conciencia de que la causa de la celebración trasciende al tradicional reparto del panetón y chocolate por doquier.

El turismo en cierta forma es esclavizante porque no perdona los cumpleaños, aniversarios y particularmente éstas fechas y si hay necesidad de recortar las horas de sueño entre trasnochada y madrugada, hay que hacerlo, a diferencia de otras actividades, negocios ó profesiones, muy respetables por cierto; pero como en la ley de la vida todo tiene su compensación, la recompensa a éste sacrificio a veces sobre humano no necesariamente se materializa en lo económico sinó en poder arrancar una sonrisa de satisfacción del turista. El turismo se convierte así en un mensajero de la paz, aquél que une civilizaciones, traspasa fronteras y reafirma nuestra identidad. En éstas celebraciones valga la oportunidad para abrazar a cada uno de los actores de la actividad empezando por el poblador de las zonas rurales donde se practica el turismo rural comunitario, cuya esperanza de vida y prosperidad se forja día a día alquilando y compartiendo su reducida casita para albergar y dar de comer al visitante, el que convive con el turista y aquél que lo transporta y acompaña permanentemente en las zonas urbanas. Su actividad ennoblece y sin ellos saberlo, convierten a la sociedad en más humana. Que su actitud siempre sea altruista y menos metalizada, sólo asi podremos extender el verdadero sentido de la Navidad más allá de un 25 de Diciembre.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más