CRONICAS DESDE EUROPA.

La diferencia entre nuestra caótica sociedad peruana con la austriaca, se nota inmediatamente. El sentido de la responsabilidad como ciudadano, del respeto a la ley; está presente. El sistema de transporte masivo, como es el tren, funciona cuando todos sin necesidad de controles, pagan su pasaje y directamente en las máquinas expendedoras de tickets. Desde luego que siempre hay algunos “free-raider”, pero son la excepcion. El frío es tremendo, no se compara con el puneño; y si uno viaja más al norte, es mucho más intenso.

IMG_20151222_081417095Ya me imagino las fuerzas alemanas marchando hacia la entonces Unión Soviética, era imposible luchar contra el general invierno. Además eso también lo sufrieron los “dragones” de Napoleón, pero cuando no se aprende de la historia, uno tiende a volver a cometer sus errores. Cerca a Naarn, donde vivo; está la ciudad de Mauthaussen otrora el tremendo campo de concentración, donde murieron más de cien mil personas, entrar y salir campante pensando en todo lo que paso allí, eriza los pelos. Pero lo que hoy me interesa, pensando en mi lejano Puno; es ver la planta de tratamiento automatizada de aguas servidas: Son menos de 10 personas las que allí trabajan (no como la frondosa e inútil burocracia que en Puno se mantiene), como es obvio no hay “personal de seguridad”, y la energía con la que se mantiene, sale del gas metano. Es decir un auto abastecimiento, y lógico que todas las aguas servidas ingresan a una planta automática de pre-selección, de manera que los desechos son separados y sirven luego para abono a la agricultura. Todo se usa, todo sirve. Luego, el agua es tratada y previo a que vuelva al Danubio, pasa por unas pozas donde están peces, esos son los mejores controles de calidad. Por eso es que, pese al semejante tráfico de naves de gran calado en el Danubio, y las poblaciones a sus orillas; uno puede ver cisnes y demás palmípedos en sus nada contaminadas aguas; y no es necesario declararse “ciudad fuerte”, para trabajar honrada y seriamente.

Pregunto a los amables funcionarios, si esta planta es la única, y me contestan que no, y que hay varias con capacidad cada una para servir a 25 mil habitantes. Digo, ¿Cuántas veces vinieron a Europa muchos alcaldes puneños, y en lugar de hacer esta clase de contactos prefirieron irse a prostíbulos regentados por turcos? Esa es la clase de autoridades que elegimos, con rostros “humildes y originarios”, pero con grandes taras, complejos, ambiciosos asesores y necesidades personales. Al terminar el presente, mientras tomo un vaso de agua perfectamente potable “vertido del caño”, me pregunto si eso podría hacer en mi lejano Perú, estoy seguro que terminaría atendido en el Hospital (si no están en huelga); o en el cementerio. Acá tuvieron dos guerras mundiales, allá tenemos corrupción e ineficiencia ¿Cuál es peor?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más