ENTRE LA INTERCULTURALIDAD Y LA CONVENCION MINERA

Dos pueblos, dos escenarios, dos direcciones. En uno, se realizó el lírico y declarativo “Congreso Internacional de Justicia Intercultural”, lleno de buenas intenciones, pero que en lugar de promover la fortaleza del sistema judicial peruano; lo deslegitima y lo fragmenta, colocándolo al mismo nivel de la justicia tribal y nada científica; y no me digan que es un “avance “ y que “expertos internacionales han venido”. No entiendo para qué, ¿O es que nos van a decir que era mejor comunicarse con tambores y señales de humo, que por celular? ¿O tal vez los “apus” y otras cosas parecidas, van a bajar de los cerros para combatir la inseguridad ciudadana? Encima, se amparan en el tan mentado –pero igual poco leído- Convenio 169 de la OIT, para justificar barbarie, desorden, caprichos y tumulto.

Lo gracioso es que en esta entelequia, no aparece el término “pueblos originarios”, sino indígenas y tribales. Pero, como Puno tiene una imagen mal ganada a nivel nacional de ser una región de antisistemas, rojos, y antiempresariales, le viene de perillas este saludo a la bandera. Además, toda la organización fue a costo del erario nacional. Y fuera de algunos hoteles, no creo que haya servido para mover la economía regional.

Por otro lado está Arequipa, que pese a los tumultuarios e inútiles anti mineros, logró llevar adelante la 32ª Convención Minera, con más de 10,000 participantes, se convirtió en la Meca de los emprendedores, que pese a todas las trabas burocráticas y cada vez más inútiles que pone el Estado, resulta que apuestan por el Perú, y por una minería responsable; ésta que paga impuestos, que crea puestos de trabajo sanos, que contribuye al desarrollo tecnológico, y que además es fiscalizada por cuanta boba e inútil entelequia burocrática crea el gobierno para desalentar la inversión. Pero ahí están, aunque sufriendo el golpe, porque de los más de 9,000 millones de inversión que teníamos hace 2 años, hoy estamos en 3,500. Y esto es brutal, porque el cálculo que se tiene es que por cada 1,000 millones de inversión, se crean 170,000 puestos de trabajo que no le cuestan al Estado.

Además la minería ha hecho crecer a la industria metal-mecánica, a tal extremo que empresas arequipeñas exportan más de 3,000 millones en la fabricación de maquinarias para minería, de manera que la alegación de que solamente se exporta mineral es un cuento para ignorantes. Asistieron 118,000 visitantes de 48 países, 240 millones de soles hubo de movimiento económico para Arequipa, 400 empresas fueron contratadas para atender a toda la Convención. Y todas las autoridades arequipeñas apostaron por este magno evento, y volvieron a posicionar a Arequipa, como Región líder en el crecimiento económico del Sur. No le costó nada al Estado, todo lo financió el sector privado. Pero ninguno de los Alcaldes puneños, ni el extraviado Gobernador Regional; estuvieron presentes. Lógico, si son unos acomplejados ¿Qué cosa iban a hablar? Ante este panorama, si ud. quisiera invertir millones ¿A dónde iría, a Puno, o a Arequipa? Preguntele a sus hijos.

***************

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más