LA T.V. BASURA Y LOS OTROS QUE TAMBIEN SON.

El último libro de Mario Vargas Llosa “La civilización del espectáculo”, nos advierte sobre una banalización de los términos “cultura”, y “educación”. Si antes el término cultura significaba elitismo, sofisticación, buen gusto, e ilustración; ahora más bien, es un término aplicable a cuanta manifestación humana haya. En nuestro medio, han acuñado un concepto para hacer tesis universitarias: La “interculturalidad”, que pone al mismo nivel la música chicha, con la música clásica. O una “pollada” con una fiesta de gala. Total: las dos valen lo mismo, por eso, y aupados al término “originario” el aseo personal; que mínimamente también significa respeto al prójimo, han llegado en el medio, a niveles tan bajos, que exasperan. Y si hablamos del lenguaje escrito o hablado, la cosa es peor: Las nuevas generaciones escriben como escuchan, sin respetar ortografía, sintaxis; o morfología. Como ellos dicen, “la nota es comunicarse” de cualquier manera, no importa gestualmente. El lenguaje estructurado está cada vez más en retirada. En su lugar, está el “whatsapp”.

Y en la televisión, muchos analistas o políticos de cualquier bandera, abusan y hasta se sienten orgullosos de su pésima pronunciación, y de confundir la “i”, con la “e”. Además, eso es un distintivo de que son de “ezquerda”, y esto viene desde los Congresistas, Presidente de la Región y su ex – contrincante. Y vaya, que los dos provienen de la misma universidad, tienen la misma profesión; pero también el mismo ideolecto.

Con semejante degeneración, es lógico pensar que esta “civilización del espectáculo”, haya dado semejante programación hecha para animalizar más a los ovejunos televidentes peruanos, que hasta imitan a esos iconos televisivos, cuyo único talento que tienen, es su trasero; y quieren ser al igual que ellos: Tan bonitos como burros.

Yo, que a las justas veo televisión nacional en la parte económica y política de sus noticieros, pero en la programación anunciada veo cada esperpento, que estoy seguro que sus libretistas adolecen del Sida en su última etapa. Sin embargo, considero que no se debe prohibir nada; creo más bien que una campaña para adecentar la sociedad, tiene que empezar por fortalecer la matriz de la sociedad: La familia, institución básica que hoy está en crisis, con padres que casi nunca se ven con sus hijos; y éstos que prefieren sus celulares al diálogo con sus padres. Y si los padres imponen desde niños el principio de autoridad en sus domicilios, predicando con el ejemplo, generando valores; pues será casi imposible que los esperpentos televisivos les llamen la atención. No se trata de que los padres dejen hacer lo que quieran sus hijos, porque al final, éstos los confundirán con los cajeros automáticos: Solo sirven para dar dinero y nada más.

Mi generación, no se educó con la televisión y menos tuvimos celulares; pero sin embargo, leímos muchos libros y la suerte de haber compartido gratísimos momentos con nuestra familia. Además en la universidad, tuvimos catedráticos de fuste, que no usaban la mariconada esa del “power point”, que solo sirve para justificar la falta de dominio del tema que se debería tener; y como se trata de salvar con “oncesito nomas”, los alumnos no reclaman nada; total: Si los dejan hasta “chatear” en plena clase, no importa las boberías que hable “el profe”. ¿Así quieren que no haya T.V. basura?

Escriba su comentario 1 comentario

Comentar con: ó
  1. Nicolas Fisgeral hace 7 años

    Como dijiste la educación debería empezar dentro de la familia y como no… con nuestro presidente ya que no sabe si expresarse y así llego al palacio!

REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más