NI QUECHUAS, NI AYMARAS: SOLO PUNEÑOS

Esa debe ser la lectura del resultado electoral. Durante la cruenta campaña retrocedimos casi una centuria, en la época en la que algunas teorías, consideraban razas superiores o inferiores. Cuando se creía – tontamente- que existía una “raza pura”. Y la verdad que no existe tal; menos en Puno que es un crisol de todas las sangres. No se quiso entender – o a lo mejor ni lo conocían- que el supuesto gran “Aymarista” el autor del “Orgullo Aymara” (que cierto protozoario lo debería conocer) el puñenista Carlos Dante Nava Silva, no nació en Puno; sino en Chorrillos. Y no tuvo parientes puneños; sin embargo éste hijo de inmigrante italiano y de una descendiente española, amo tanto a Puno y a los Aymaras; que de su poema hizo un himno.

 

Pero Carlos Dante Nava, nunca incendió propiedad alguna, menos discriminó a nadie; quiso más bien que el mundo sepa lo que vale el creativo Aymara. Por eso, y por estar en contra de una campaña de lo más ignorante y primitiva, y por querer poner a Puno, por encima de las taras, sufrí un “aymarazo” en las redes sociales y amenazas de todo tipo. El estoicismo que recibí como herencia, me hizo mirar por encima del hombro a esos bajos ataques, y otear con esperanza el futuro de Puno. Nuestra tierra, es madre de todos, pero muchas veces madrasta de sus propios hijos; negar el rico aporte castellano, es como negar el aporte criollo a la cultura andina: La música, trajes y danzas; nos demostraron siempre integración, pero hubo quienes pretendieron con su doble mensaje transmitir graves complejos personales, y tremendas frustraciones sociales a sus partidarios. .

 

No soy parte del equipo del ganador, nunca estuve, ni en su carro; combi, llama o triciclo. Por eso, hoy que todos se reclaman sus partidarios; alguien tendrá que decirle como al César cuando le ponían como corona las ramas de olivo: “Cuidado que eres mortal”. Acá podríamos advertirle: Cuidado que en la victoria todos son hermanos, pero en las horas críticas; estas son huérfanas. Por eso, y como ya no vale más ocuparnos del pasado, es que con este colofón doy por cerrado –ojala para siempre- el nefasto “aymarazo”. Ahora debemos de hacer propuestas y alcanzar iniciativas que esperamos la reciba el electo administrador regional.

 

Para empezar, debe de olvidarse de la lista de lavandería en que se convirtió su Plan de Gobierno. Hecho por empleados públicos, por ganapanes, que siguen en los años 70¨ cuando se creía que todo lo debía de hacer el Estado. Esa absurda concepción murió con el Muro de Berlín. Hoy, el desarrollo de una sociedad no se concibe sin la presencia de la inversión privada. Y en eso Puno está en la época de las cavernas, por eso; insisto en que el Administrador Regional, debe de hacer un “road-show” de inversiones, para que se muestre en Lima y a nivel internacional que, Puno es una Región posible; que también pueden hacerse mega-inversiones. Va a ser difícil lavar el rostro, del color rojo sangriento con el que nos ven a nivel internacional; pero si hoy no se empieza con eso, nos costará más en el futuro. Sin inversión privada, nunca saldrá la famosa Zona Franca de Puno.

 

Por otro lado, se debe de entender que estamos dentro de una globalización; y los términos de intercambio no son como hace 20 años atrás, y si no hace una reingeniería de su organización, no se avanzará nada; y se va a seguir manejando corruptamente el presupuesto regional. La burocracia de Puno, es un completo fracaso. Es más, siempre han estado los mismos rostros, y las mismas ideas. Resultado: Nos hemos detenido en el tiempo. El ganador, tiene hoy una tarea digna de Hércules, de cambiar el negro destino de Puno. Ojala que lo haga.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más