LOS IZQUIERDISTAS PUNEÑOS

Al parecer en Puno, políticamente no pasan los años, se sigue pensando que vivimos en los años 70´ en las epopeyas del Ché, de Vietnam, de las división de las dos Coreas, del muro de Berlín; y de algunos bobos “izquierdistas de café” (en Puno, de “cacharpari”) que cuando Héctor Béjar, Javier Heraud, y otros marcharon a la clandestinidad; pidieron permiso a sus papás para ir a las guerrillas. Y qué bonito es ser izquierdista cuando no tienes obligaciones, pero si innumerables derechos, y más aún cuando en las Universidades del medio te acostumbraron a pasar el curso haciendo huelgas, amenazando o comprando a los profesores; o vendiéndose “revolucionariamente” a la autoridad universitaria, que –verbigracia- fueron exactamente lo mismo, y que lo único que cambiaron era el imperialista bluejean por un terno que no combina con su corbata y menos sus calcetines. Y estos comunistas de “cacharpari”, son como los virus: Cambian de apariencia, pero al final son lo mismo. Por eso hay de la más variopinta gama de grupillos que juegan con las palabras: Revolucionario, Popular, Socialista, Democrático; ahora son “originarios u andinos”. Total: Ser uno más del montón, hace que se ganen un par de cervezas y terminen gritando “viva la revolución”; pero cuando aterrizan a su triste realidad, no pueden siquiera hacer una reestructuración de su vida; por eso normalmente tienen cuatro compromisos sentimentales, cinco hijos, pero ninguna obligación: Es que han sido relaciones coyunturales “contra el sistema”. Así son, y hasta dan ganas de disecarlos.

 
O también hay las otras especies: Los “progresistas”, los que creen que hay una “izquierda del siglo XXI” que mantienen a sus parejas fuera de Puno (porque dicen que hay mucho cholo, sino pregúntenles), y que no quieren recordar que ser comunista es abrazar la tesis marxista de que “El poder nace del fusil, se conquista por la violencia; y se mantiene con la dictadura del proletariado”. No, ellos quieren lograr el poder “vía democrática”, o con movimientos regionales hechos como un terno, a medida del dirigente. Claro cómo no, es como si una serpiente venenosa, para inyectar su veneno, nos aplique primero una anestesia. Esos son los marxistas-leninistas-trostko-senderista-evochavistas. ¡Pero que creen en la Virgen de la Candelaria! ¿No que la religión era el “opio del pueblo”?

 
Pero si solo para ellos sería ese bobo panorama, a nadie le importaría: El problema es que, esa prédica machacona que se da, en las aulas universitarias pagadas por el imperialismo yanqui-explotador-burgués-malo-cochino-puaf; resulta que tiene réditos políticos, y si son elegidos “por haber participado en las gloriosas luchas populares” como Regidores-Consejeros-Asesores- Alcaldes- o Presidentes Regionales; pues hacen una pollada con los recursos del Estado. Y lo primero es utilizar las camionetas oficiales, para por fin sentir la sensualidad de la vida burguesa, pero sin pagar nada. Resultado: Un absoluto fracaso. De lo contrario díganme si ¿Alguno de los pésimos Alcaldes que asolaron Puno, y de los Presidentes Regionales, se declaró a favor de la economía de mercado? Por eso, no me causa extrañeza, que entre los dos “cuentadores” (porque no creo que sean contadores globales) que aspiran a malgobernar Puno, se disputen hoy el gran título superlativo, exitoso; y con garantía de honradez y eficiencia de: Izquierdista. Jajaja.  En Arequipa, pasan a la segunda vuelta: Javier Ismodes (del Instituto San Francisco Xavier, mi alma máter en Derecho Económico) y la joven política Yamila Osorio. No son ni por asomo “izquierdosos”; y gane quien gane; Arequipa tiene asegurado el futuro. Aquí, se disputan el mérito de seguir mirando hacia atrás.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más