EL PUNO DE LA TELEVISION LIMEÑA

Con motivo del ultimo especial de la televisión limeña, sobre el líder antisistema y que se reclama el liderazgo del estropicio ese, llamado “aymarazo” he recibido un desmonte de llamadas telefónicas y de mails de mis amigos (que en su gran mayoría no están en Puno). Me acusan de suicida, de masoquista; de que cómo es posible que viva en “eso”, y que no sabían que todos los puneños (al menos a los que normalmente enfoca la televisión limeña) eran así. La imagen que Puno tiene por la televisión limeña, es la de una remota comunidad campesina. Y pese a todas mis explicaciones, pues no logro quitar esa imagen que se ha propagado.

 
Para los limeños, pues casi todos apellidamos como el “antisistema”, a la par de tener el mismo rostro. Lamentablemente esa es la imagen que, desde la asonada de Ilave y del “aymarazo” damos a nivel nacional; y ninguna autoridad regional (pese a que sufrimos dos gobiernos regionales) hicieron algo para lavar ese rostro rojo, violentista y antisistema. Para los limeños todos los puneños somos iguales, acomplejados y tenemos las mismas taras; y según ellos,  se le apoya en un 99% al “antisistema”. Y eso definitivamente no es así,  puneños hay de fuste, y con gran visión de futuro; que brillan en el Sector Turismo, y que con sus emprendimientos dan puestos de trabajo en los hoteles que tienen en el Cuzco, Arequipa y hasta Copacabana.

 

Yo no tengo envidia por ellos, los admiro y emulo; y ojala hubiera muchos más. Pero no solo están en el Turismo, están también en la Construcción y en la Industria, la mejor prueba de nuestro pujante capitalismo es el Centro Comercial “Unicachi”, y “Gamarra” en Lima. ¿No deben ser estos puneños motivo de orgullo? También brillan como técnicos, y son reconocidos urbi et orbi como Rómulo Mucho Mamani, que no tiene apellido compuesto español, o europeo; pero que en la última edición de la Convención Minera demostró su capacidad de convocatoria mundial, y nivel técnico de primera línea. Y como siempre, Puno que es la madrastra de sus hijos, nunca lo premió; pero sí Arequipa y Lima. Ni que decir de los empresarios puneños aymaras que todos los días crecen con sus muchas empresas formales en Tacna, Ilo, Moquegua, Cuzco, Madre de Dios, Pisco; hasta Iquitos.

 
Lamentablemente cuando uno habla con ellos, se encuentra con un doble sentimiento: Amor por su tierra, pero también una decisión de no volver; porque la mezquindad es tan grande como el Lago. Acá, al contrario de Arequipa, ni la Municipalidad ni el Gobierno Regional premian a sus empresarios. En Puno hacerlo sería arrojarse a los brazos de los capitalistas, abjurar de su mentalidad cavernaria de “luchadores sociales”, de “progresistas”. Comunistas de todo olor tuvimos a cargo de la Región y del Municipio: Ahí están los resultados. Y entonces, cuando los puneños (sobre todo los Aymaras, que en Puno y fuera de él son brillantes empresarios) quieren hacer algo por su añorada tierra, prefieren antes que sufrirla de cerca; sentirla de lejos, en sus abarrotados y concurridísimos clubes (caso del “Brisas del Titicaca”).

 

Por eso, el discurso racista, violentista y destructivo; hecha por tierra proyectos que los propios capitalistas puneños quechuas y aymaras quisieran hacer por su sufrida tierra, pero los complejos personales, sociales y políticos les ponen freno. Es hora de demostrar que no solo hay un apellido en Puno, sino muchos otros; y que el Puneño, no es lo que ha mostrado la televisión limeña; sino lo que se tiene en el corazón y en el cerebro ¿Podremos cambiar de imagen? Si se llegó a la luna, ¿porque no?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más