ZONA FRANCA DE PUNO: CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

ZONA FRANCA DE PUNO: CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Cuando Alan García,  en el año 2006, dio la Ley No.28864 que creaba la Ley de la Zona Economica Especial de Puno (ZEEDEPUNO), muchos consideraron que era la panacea de todos los males económicos que han postrado a Puno, en el ranking de competitividad en el puesto 16 de 24 Regiones. Pensaron que con este entuerto vendría a raudales la inversión, y sobre todo que (pensamiento típicamente del puneño antiguo) pues habría más puestos en la burocracia; o los más despistados, creían que con eso los micro, pequeños, y medianos empresarios se beneficiarían. Y como la ignorancia es atrevida, muchos empleados públicos que sobreviven a todos los gobiernos sin importar lo ideológicamente adversos que puedan ser; pues estaban de plácemes.

Yo hablo en primera persona, porque fui el único que, en todos los medios de comunicación que me cobijaron en noviembre de ese año, se opuso rotundamente. Es más, me burle de este entuerto, y muchos dijeron que había exagerado al decir que esta norma era una mezcla del perfil de la cabeza del Congresista Jhonny Lezcano, el vientre de Gustavo Pacheco, las polleras de Paulina Arpasi, y los plagios de Rosa Yanarico. Y mi verbo irreverente, que no pasa por nada por los aburridos artículos en los que muchos se relamen citando a autores extranjeros, de países que no conocerán; pues se rasgaron las vestiduras.

Y es que ese entuerto me hizo recordar al celebérrimo (y enemigo personal de Mario Vargas Llosa) Gabriel García Márquez, quien relataba la historia de Santiago Nassar, al que todos sabían que lo matarían, que arma usarían y porqué lo harían; pero menos él. Su obra se llama “Crónica de una muerta anunciada”; esa era la imagen que me dio de prima facie. Dije además que en Puno, teníamos un cadáver remendado, y cual creación andina del Barón Von Frankestein, pues estaba muerto desde el inicio; pero que se pretendía darle vida con ingenuidad y con inexperiencia. Así la veía a la llamada “Zona de Tratamiento Económico Especial” o solamente ZEEDEPUNO. Y el tiempo me dio la razón, llevamos 7 años de vigencia de la ley, y no se ha conseguido ni siquiera un metro de terreno, pero igual se ha gastado en burocracia, y sin participación de los únicos llamados a que eso funcione: El sector privado.

Y su utilidad, es y era la misma que la del famoso monstruo: Sin padres ni madres, pero si con muchos padrastros; desde el Alcalde de Puno de ese entonces, salió con un grupo de sus Regidores a celebrar, algo que no entendían y no sabían para que servía. Luego el Gobierno Regional de ese entonces prefirió mirar con reservas; y ni que decir de algunos convenidos funcionarios que como de Derecho Económico y de otras disciplinas tampoco saben nada; no sabían que opinar. Y yo fui el único que se pronunció en contra tal vez abusando de mi conocimiento y experiencia en estos temas; pues ahora voy a explicar el porqué de su inutilidad.

Para empezar, se debe de entender el concepto de Zona Franca,  y tal como enseño en mis cátedras – no sé hasta cuando-  las definiciones deben de ser cortas y precisas: La Zona Franca es una perforación económica; perfectamente delimitada en lo geográfico y determinada en lo económico, con un tratamiento tributario diferenciado, y con una desregulación en el aspecto laboral.
En resumidas cuentas constituye un espacio geográfico, (muchas veces hasta amurallado) dentro del cual, la producción está destinada a la exportación, no al mercado interno (salvo excepciones). Dentro de la Zona Franca, no hay normas laborales como de derecho laboral común; porque de aceptarlas, pues se quitaría competitividad a la producción. Tampoco tiene el mismo tratamiento tributario que el resto de la República, y es lógico; porque como es una perforación económica, pues es prácticamente una Isla Económica.

Pero no es una feria, o un mercado de contrabando, como los que hay en Puno y Juliaca. No; tampoco está hecha para el ”pequeño o micro empresario”, menos para las consabidas “organizaciones populares”. No, normalmente está dirigida para inversiones considerables, que vía los programas de maquilación (o sea productos semi-elaborados) puedan realizar o comercializar al por mayor. Y justamente esa es su ventaja comparativa: Como el capital que no tiene DNI, ni pasaporte, pues encuentra en una zona franca un lugar para tener producción a bajo costo. Así está establecido además en los art. 5, 18 y 19 de la ley.

Desde luego que hay varios tipos de Zonas Francas: Desde las Comerciales (Arica, Gran Bahama, Guadalupe, Manaos, Barranquilla, etc.) o las Industriales (Dakar, Monrovia, Mac Allen, Dallas, etc.) O mixtas: Una de ellas es la famosa zona del Canal de Panama: Colón. Y en la China, pues Hong-Kong.

Pero ojo, no confundan Zona Franca, con Paraíso Financiero, o Banca Off-Shore; estos son conceptos que incluyen hasta el secreto bancario y principios del derecho bancario que ahora no voy a desarrollar.

En el entuerto de la Zeede Puno, resulta que como no se sabe hasta la fecha donde va a funcionar, pues no se sabe que va a producir o vender. Y si esto no sabemos, es como prestarse plata de un Banco, pero sin saber en qué se va a invertir. Además, con el consabido y provinciano chauvinismo que existe en Puno (lo que lo hace además de verse antiempresarial, pues retrógrado); si se decide a colocarlo en Puno, se opondrán los de Juliaca, y si es al revés, peor. Pero como siempre se toma decisiones por la presión de las “organizaciones populares”, antes que decisiones económicas; han resuelto ver si es entre Puno y Juliaca. Pero de nuevo, sin terreno.
Sin embargo, pongámonos en el escenario de que ya está determinado el terreno, pues ¿Qué se va a producir, o para qué va a servir? Eso no se sabe, de manera que los micro y pequeños empresarios puneños y juliaqueños que están pensando en poner sus kioskos allí están totalmente equivocados. Para ellos no es, ni será. Será para el gran capital, que para que esté presente en Puno, se debe de cambiar de mentalidad porque seguimos con la imagen esa de la masacre de ilave, la invasión de los aymaras, y como no hay nada más cobarde que un millón de dólares; pues simplemente no vendrán a Puno. Y como el capital privado ES necesario para el desarrollo de los puebles, pues estamos muy alejados de ser una Región pro-empresa.

Y si algún intonso ha pensado en dejar para Juliaca la Parte Comercial, o industrial; y darle a Puno la Zona Franca “turística”, pues es una ridícula idea. Puno como ciudad, no es un atractivo turístico, y si la hacemos, pues dejaríamos fuera de la Zona Franca  a las Islas de los Uros, o Taquile, o a Sillustani; ni que decir a Chucuito, o a la ubérrima selva puneña.

Pero tal como lo dijo Carlos Boloña Behr en sus “Lecciones de Economía”, dos muertos no hacen un vivo. Y en Puno está muerta tanto la Zona Franca Comercial como la Industrial; y van a seguir muertas, mientras que no se modifique por completo esta norma legal que al cambio es un arroz con mango. Lo que Puno necesita es un desarrollo integral, no ridículas perforaciones económicas que no servirán para desarrollar a toda la región.

Y eso fue lo que en el año 1991, concluímos; cuando organicé junto con la Cámara de Comercio de Puno el Primer Forum “Puno Zona Franca”. Allí analizamos técnicamente esta necesidad de inversión privada, de limpiarnos del mote pro-comunista, que a nivel nacional nos caracteriza; y planteamos en que lo que Puno necesita es una ZONA DE TRATAMIENTO TRIBUTARIO ESPECIAL, que es totalmente diferente a una Zona Franca; porque mientras una abarca un espacio geográfico definido, la otra es Regional. Una es para determinada actividad, mientras que nuestra propuesta era integral, y la pasamos a desarrollar: Puno, requiere de la presencia de la inversión privada nacional y extranjera; si logramos que dentro de éste concepto de zona de tratamiento tributa.  Han pasado 20 años, y seguimos exactamente con lo mismo.

Y aunque lo advertí públicamente que éste era un “chocolate con veneno”, porque la Ley de la Zona Franca, tenía un término de caducidad de dos años, nadie se preocupó; y es que luego, cuando pidamos extensiones, o Zona Franca Comercial, o Turística, nos dirán que, si  nos obsequiaron un triciclo, y no lo pudimos manejar, ¿entonces para que pedimos un auto de carrera?. Entonces el Gobierno aprista cual moderno Pilatos se lavará las manos enrostrándonos nuestra propia incapacidad. Pese a que cuando se dio la Ley de Creación, la critiqué ácidamente, porque no soluciona ni el contrabando, y eleva exponencialmente el cáncer del localismo, enfrentando a pueblos, es éste “Frankestein económico”, mejor que nada, porque un de los consejos de la economía, es que es mejor un porcentaje de algo; que el 100% de nada. Estamos ahora en “artículo mortis”, pero aún se puede cambiar el destino del engendro, aún podemos implementar algo; y esto pasa por una decisión política, que nos diga de una vez por todas DONDE ESTAMOS Y ADONDE QUEREMOS IR, porque no podemos mantenernos en una indefinición política, en un galimatías económico. Si el “pobre diablo”, quiere enfrentarse contra el modelo económico de libre mercado, que lo haga él y sus comechados, pero que no arrastre a su vorágine a toda una Región; y lo peor a nuevas generaciones, que por su culpa no tendrán más puestos de trabajo mas que en la subversión; a nuevos profesionales que por falta de oportunidades en su tierra, la abandonaran.

Felizmente el descuidado habitante del Municipio Puneño y su par de la “tierra de los vientos” parecen haberse dado cuenta de la importancia de esta alucinación económica, pero lamentablemente no es decisión de ellos ahora, sino de quien ya sabemos. Es pues su grave responsabilidad, y el pecado mayor del grupillo de sus asesores, que en lugar de hacer cuestión de estado la implementación de la Zona Franca, prefieren hablar con rodilleras para no arriesgar sus tristes cargos y sus bolsillos; que al parecer son los órganos más sensibles que tienen. Lo que no quieren saber, o no quieren entender es que los pueblos al igual que las empresas quiebran. La diferencia es que en una empresa, los accionistas pueden echarlo al gerente de la noche a la mañana, pero en la Región, enmendar de rumbo es bien difícil. Esa debe de ser la lección para el futuro, elegir autoridades con visión de futuro, y con mentalidad estratégica, antes que áulicos de ideologías que no las entienden y con Consejeros de probada genuflexión.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más