MI VIAJE A TRANSILVANIA: EL REINO DEL CONDE DRACULA

Escribe: Luis Miguel Pino Ponce

drac1

Creo que fue el libro que, en mi adolescencia me regaló mi padre: el Drácula de Bram Stocker, la que me impactó, para después ver la película. Con los años, el sueño de mi vida, fue ir a conocer el Castillo del Conde Drácula. De manera que aprovechando mi viaje a Austria, a visitar a mi familia por parte de mi esposa, se me ocurrió ir a Rumanía.

La verdad que la información en Internet es disímil, y casi sin precisión. El comunismo que azoto y asoló a Europa del Este, hizo pasto de todos los fuegos de Transilvania y los Cárpatos; y como los austríacos son más precisos que los alemanes, pues ya se pueden imaginar lo que tuve que vencer para que me dejaran viajar. El problema es que a última hora me enteré que los peruanos requieren visa para ingresar a Rumanía, y mi visa múltiple Schengen posiblemente no servía. Y en Austria, ni la afamada Terramar, o la Kuoni ReiseBuro, no podían informarme. Lo único que hice era lo mismo que muchos peruanos: Viajar y allí veremos. Pero algo me dijo que viajara con mi esposa Sonja; en el ínterin y gracias al internet entendí que el Castillo de Drácula, se llama en realidad el Castillo de Bram (Bram Castelú en Rumano), y está cerca a una población que se llama Bram, pero que la Estación de tren más cercana es la de una ciudad que es patrimonio cultural de la humanidad, la preciosa Brashov, a 110 kilómetros de Bucarest la capital de Rumanía.

Bueno, al tomar el vuelo en Tarom la línea aérea Rumana, poco a poco me di cuenta del cambio del comunismo estúpido a la economía de mercado, a donde ha ingresado Rumanía a mil por hora. Al llegar después de dos horas de vuelo, pase por la Inmigration Center, y el oficial rumano, dijo en inglés – humm, humm peruvian people.humm, you need romanian visa-. Caray, problemas, pero al mostrarle mi visa Schengen – Múltiple y la alegación en pulcro inglés de mi  abogada personal mi esposa Sonja; pues el Rumano dijo simplemente que como era por turismo, pues él estaba para ayudar y finalmente ¡bun venit! (bienvenido). Al contrario de lo que pasa en nuestro golpeado Perú, pues no me cobro ninguna coima. Ya desde ahí la imagen de un país se fortalece. Bueno, felices pero mareados por el idioma, que es una variación del castellano con el latín y el francés (es que los Romanos llegaron hasta ahí para saquear y eliminar casi a todos los habitantes, trasladando a otras gentes para poblarla, por eso tienen tantas fuentes lingüísticas), rápidamente cambiamos los Euros a los LEI, porque si bien es cierto que Rumanía se ha integrado a la Comunidad Económica Europea, aún se les escapa la “chunchería” es decir los rezagos de la porquería socialista. El cambio era 4 lei por dólar. Y tomamos una movilidad de servicio público de tren, desde el Aeropuerto hasta la “Gare du Nord” (la Estación de ferrocarril del Norte) para tomar apresuradamente también el tren para Brashov. Me acercaba a Transilvania a los dominios de Vlad Tepes.

Al arribar a Brashov, me sorprendió de su pulcritud, de su planificación urbana, de su desarrollo de la industria turística. ¡Y pensar que hace 10 años era una de las lacras comunistas!, pero pagamos la novelería, porque en lugar de tomar uno de sus taxis formales y uniformados, tomamos un pirata y nos cobró dos veces más de lo normal. Caray. Bueno, llegamos al Hotel Capitol (Hótel Capítúl) y nuestra reserva estaba vigente, con el precio convenido y hasta con personal en idioma castellano. Y encima el hotel estaba exactamente a una cuadra de la ciudad antigua. Y Brashov es una joya, esta finamente conservada en todo su esplendor medieval, con sus torreones, y sus portones. Sin embargo, con todos los servicios del mundo moderno. Hasta con alquiler de bicicletas; disfrutamos de todo eso y de las frituras de la cocina rumana. En la noche en los boscosos Cárpatos, la luna llena aparecía y por ahí también una nube negra. Me dije “El conde Drácula nos da la bienvenida” Era trémulamente delicioso.

Bueno el hecho es que, en la recepción del Hotel la simpática Gaby, nos dijo que en lugar de tomar una agencia de viajes, pues mejor tomáramos el bus de servicio regular hacia Bram, que nos dejaba a una cuadra del Castillo. Así que después de dar vueltas pues, un taxi formal nos dejó en el “Autovan”, que es el paradero de buses, y con solo 15 lei (15 soles) recorrimos más o menos 50 kilómetros en un bus de turismo que paraba en cada pequeño pueblo Cheia, Moiceiu, Drumul, pero estos al contrario de lo que pasa en el Perú, pues tienen todas las comodidades, y tienen todas las casas pintadas y con los techos terminados, comparados con la “moderna” arquitectura-chicha peruana con fierros y sin tarrajeo, parece más bien que los comunistas hubieran arrasado con el Perú. Finalmente arribamos a Bram, y al Castillo del Conde Drácula en Transilvania. Mi sueño hecho realidad.
Es una belleza, está ubicado en una pronunciada loma, de difícil acceso a no ser por el camino hoy hecho para los casi mil a dos mil turistas que diariamente lo visitan. Está enclavado en la misma ciudad de Bram, de manera que lo trémulo, alejado, siniestro y enigmático ha quedado para las películas. Después de hacer una cola de casi 15 minutos, ingresamos y subimos por un amplio corredor empedrado y sumamente resbaladizo que subiendo en una pronunciada pendiente, de más o menos 35 grados, nos lleva a la puerta de ingreso de ese monumento del medioevo de graníticas piedras adosadas y revestidas con cal; con muchos acabados de madera. El interior tiene un amplio patio con campanario, una terrorífica balanza donde en un extremo ponían al pobre vasallo colgado del cuello, y para que no sea ahorcado, pues en el otro extremo de la balanza debían de colocar sacos de grano, carne, o su equivalente en oro; el sadismo era proverbial.

Luego por unos estrechos corredores y pasajes secretos llegamos al segundo piso, donde se encuentran los aposentos del Conde Drácula, así como su despacho y otros ambientes que guardan a sus armaduras, cotas de malla, colecciones de espadas y dagas; así como pieles de animales, lienzos con retratos de los antepasados del afamado vampiro y algunas alegorías y leyendas sobre esta polémica figura: Entre héroe de Valaquia que empalaba a los enemigos del reino para disuadir invasiones; o simplemente el vampiro sediento de sangre humana; una sala de torturas, con potros, cepos y todos los instrumentos medievales de tortura; no se nos permite bajar a los sótanos, ni conocer otros ambientes; que habrá ahí no?. El castillo es rematado en sus tres niveles con los clásicos techos en punta y torreones frontales, todo dentro de un área de aproximadamente 500 metros cuadrados. Desde luego que después de todo el tour, se desemboca en la tienda oficial de Souvenirs, donde quiera o no uno tiene que comprar algún recuerdo de esta simpática experiencia. Ahí reflexionaba sobre si tal vez Drácula ya no chupe sangre a la antigua, sino que prefiere hoy aceptar tarjetas de crédito de todos sus miles de visitantes; además es una forma moderna de chupar sangre, por los globalizados vampiros: Los bancos.

Después de bajar al llano, nos encontramos con un sinnúmero de kioscos de artesanías, ordenados, de diseño simétrico, pulcros, y que ofrecen todo tipo de artesanías y objetos alegóricos al siniestro personaje. Negocio redondo, explotan al turismo, no al turista. Así que después del sueño cumplido evoco a mi alejada patria, y no entiendo cómo es que Rumanía que estando bajo el yugo comunista en menos de 10 años se pudo levantar tanto aplicando una moderna economía de mercado; y abjurando de todo vestigio socialista. En una palabra, antigüedades están para los museos o castillos como los del Conde Drácula, no para la economía. Y pensar que en el Perú, hay muchos comunistas con las ideas del medievo, y que una vez de autoridades municipales o regionales se dedican a chupar el presupuesto que se les encarga administrar, creo que esos son los verdaderos vampiros que hay que extinguirlos.

¡La revedere Rumania! (hasta pronto Rumanía).

drac2

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más