EL ESTADO EMPRESARIO

EL ESTADO EMPRESARIO

 

lmpp00Escribe: Luis  Miguel Pino Ponce

 

Pese a la prohibición expresa de la Constitución (que todo peruano debería de leer, y no como ahora, que se prefiere la lectura de  “diarios con calatas”) que en su art. 60, establece como condición “sine qua non” ley expresa para que el Estado invierta en cualquier sector, y sobre todo, que debe de ser su actividad empresarial “subsidiaria” (es decir donde no está la empresa privada); pues los comunistas, caviares, “progresistas”, y nacionalistas; le han hecho desempolvar a Humala, esa ridiculez (por no decir lo mismo que decía Cipriani, de los derechos humanos) de la “Gran Transformación”: Ese mamotreto de Plan de Gobierno, que al cambio era un arroz con mango, pretende ahora, regresar como en las películas; a los años 70´. Que si bien ese decenio musicalmente era superior a las boberías que escuchamos hoy; pero en la economía estaban en la época de los dinosaurios.

Y es que en los años 70´la moda era tener a los “cachacos” como Presidentes; y esa plaga estaba desde Panamá con Omar Torrijos, Perú, con la sarna de Velazco, Paraguay con Stroessner, Chile con Pinochet, Barrientos en Bolivia; etc. Y casi todos – con la excepción de Chile, que prefirió una economía de mercado – pretendían controlar la economía por Decreto, resultado: Una inflación galopante, una devaluación en picada; y un elefantiásico Estado; que como en el Perú, tenía empresas estatales en todos los rubros: Era dueño hasta de un cine en Lima, donde se pasaban películas pornográficas. Creció groseramente la burocracia, la mentalidad del sueldo del Estado, y el desprecio al Empresario. Era normal preguntar ¿En qué Ministerio trabajas? Un asco.

 

Teníamos la Banca en manos del Estado, y la economía no crecía. El Estado se encargaba de distribuir arroz, y no había; el Estado tenía el monopolio de las telecomunicaciones, y para conseguir una línea telefónica tenía que esperar dos años y abonar como mil dólares. Era dueño de todos los diarios, y la desinformación y la información de los memorándums oficiales era leída por todos los diarios, que eran propiedad del Gobierno (y en uno de los cuales era Director, el actual canciller, el comunista Roncagliolo); era dueño de casi 30 Hoteles (Enturperu) y el turismo no crecía;  etc. etc.

Hoy por hoy, que no puede administrar la Salud, ni la educación; menos la seguridad, como tampoco la justicia, pretende convertirse en empresario, pero ni en eso: Pretende comprarse un hueso, como es la refinería “La Pampilla”, que para poderse modernizar y ser competitiva requiere por lo menos mil millones de soles, y no seguir entregando como hasta ahora una rentabilidad del 1%. Lo que pasa, es que a Humala le conviene políticamente entregar todos los más de 200 grifos, a las manos de sus camaradas “humalientos”, y engrosar nuevamente las planillas de Petroperú, con toda laya de comunistas convertidos en técnicos de última hora. Sin embargo dicen ahora, que se trata de “empresas estratégicas”, bueno, pero eso no lo dice la Constitución. Ahora, si se trata de empresas estratégicas: ¿No es mejor dejar que inviertan y arriesguen los privados? Total si les va bien, el Estado ganará el 30% vía el impuesto a la renta. Y si pierden, pues no le afectara en nada al Perú. En cambio, si es del Estado, la empresa engrosará sus planillas políticamente, antes que por meritocracia; y si pierde – como siempre- pues cubrirán las pérdidas con el Presupuesto Nacional.

La pregunta es: Si no pueden administrar esa vergüenza nacional llamada Essalud, ni siquiera pueden armar a la Policía Nacional, o poner en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal y el Laboral en todo el Perú ¿Creen uds. que podrá administrar más de 200 grifos? Lo peor es que, estando en manos del gobierno el tema del combustible, es elemental que se le desate el chancho ese de la tentación estatista, y subvencione el combustible (recuerden el grito de campaña: Gas a 12 soles) tirando por la borda los 67 mil millones de dólares que tenemos en Reservas Internacionales Netas; y entregando la papa caliente al siguiente gobierno, que ante la crisis, tendrá que sincerar el precio del combustible, creando conmoción social. Esa es la verdad monda y lironda; además, ese cuento que “en Chile también hay empresas del Estado exitosas”, se cae de por sí, ¿Y saben por qué? Por la sencilla razón de que allí funciona la meritocracia, es decir que ingresan al aparato del Estado, los más calificados, y ascienden los más destacados; mientras que en el Perú, para ingresar o ascender en el Estado es requisito: La franela, la complicidad; o el colchón ¿verdad?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más