FRANCISCO: EL GOLEADOR QUE NECESITA LA IGLESIA

FRANCISCO: EL GOLEADOR QUE NECESITA LA IGLESIA

 

Escribe: Luis Miguel Pino Ponce

 

Creo que de mi padre heredé la admiración por Argentina, pero en Buenos Aires no pude conocer el Café “Tortoni”, el afamado lugar donde Jorge Luis Borges tomaba su cotidiano café; pero si pude conocer la mesocrática casa de Carlos Gardel, y disfrutar en plena Calle Florida de un espectáculo de Tango; pasear por la tantas veces mentada Calle “Corrientes”, el Obelisco, la Casa Rosada; o la cantidad de librerías y Teatros que existen, y su arquitectura tan Europea, como su tipo racial que refleja la gigantesca inmigración que pobló Argentina; por eso Sarmiento decía “gobernar es poblar”. Es que el verdadero Argentino, estaría representado por los indios Querandí, que poblaban las gigantescas pampas. Hoy de ellos solo queda el nombre de una calle. Sentí en Buenos Aires el fervor por el populismo que se llamó Eva Perón, y hoy su fanatismo a Cristina, pese a la inflación de campeonato mundial que tienen. Los porteños se identifican con El “Caminito” en el Barrio del Boca y su catedral futbolística llamada “La Bombonera”: El Estadio del Club “Boca Juniors”; y la han elevado a atractivo turístico.

 

Vaya que cuando uno llega allí, lo primero que ve es una cantidad tremenda de sus eternos rivales los brasileños; que vestidos con la “verdeamarella” se hacen tomar fotos con esta Catedral futbolística, y que pese a que el Estadio de su eterno rival el “River Plate” es muchísimo más grande, pero el corazón popular es “xeneixe”. Aunque en el tour a Buenos Aires; los guías no ocultan el recuerdo pavoroso de casi 30,000 víctimas que dejó la dictadura fascista de Videla; hasta nos muestran los lugares donde amontonaban como deshechos a las víctimas. Pero cuando se les toca el tema de las “Malvinas”, ahí sí, todos cierran filas, tal como desde su trinchera rockera Charly García pedía “No bombardeen Buenos Aires”. No hay duda que Buenos Aires, es Argentina.La belleza de la mujer argentina, es reconocida mundialmente, al igual que sus deliciosos “bifes”. ¿Qué peruano no regresó embelesado de Argentina?

Pero dicen que cuando Paco Igartúa el gran periodista peruano fue invitado a una cena en la embajada Argentina, el Embajador le dijo:¿Se fijó Ud. que Buenos Aires es la ciudad más Europea del Continente?; y que Igartúa contestó: -Que raro mi querido Embajador, yo que conozco París, Viena, Londres, Dublín, Roma, Múnich; y en ninguno de esos lugares alguien me dijo que sentían a sus ciudades como las  más “Argentinas” de Europa-. La reunión terminó a capazos; pero demostraba que la fama de los “Chés” sobre su arrogancia era cierta, por eso dicen que no hay mejor negocio que comprarse un argentino; y venderlo en el precio que él cree que vale. Es que Argentina es el crisol entre la vasta cultura y razas de Europa, con el sentimiento latino; y esa simbiosis ha dado frutos tan variados como, el Rock Argentino, la Literatura, los deportes; y sobre todo su fútbol. No tienen idea cómo se venden frente a la “Bombonera”, las camisetas evocativas de Messi y de Maradona.

Pero al gigante de la literatura prístina, al Argentino Jorge Luis Borges, nunca se le dio el Premio Nobel, y como lo ha reconocido hidalgamente Vargas Llosa, a él debieron dárselo antes. Es que su notorio anticomunismo – hace 20 años atrás-  que era un pecado mortal; lo impedía. Verbigracia: Borges, como Ernesto Sábato eran agnósticos; me acuerdo que en sus “Diálogos Borges-Sábato”, hay una afirmación: Dios es la máxima creación de la literatura fantástica del hombre. Hoy sin embargo, por voluntad de los príncipes de la Iglesia, han erigido como Sumo Pontífice a un Argentino, hijo de inmigrantes como tantos otros Argentinos; sufriente y doliente de su país y de su absoluto latinismo: Mario Bergoglio, ha ganado otro campeonato mundial; el de su elección, y con él también ganaron los ilustrados, ascéticos y estudiosos Jesuitas.

Sin embargo, hoy se juega un tremendo partido que la Iglesia Católica, viene perdiendo por goleada frente a otros credos: Es el partido por prestigiarla, borrar su pasado prostituido de compras de voluntades; de la Santa Inquisición, de los curas pederastas; de ser un arma de poder. Y debe de regresarla a las enseñanzas de Cristo – a quien admiro como hombre de principios antes que como Dios-, y en ese partido se requiere de goleadores decididos de lo contrario va a desaparecer por consunción;  no por persecución.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más