MINERÍA ES OTRO SECTOR EN RECESIÓN POR PANDEMIA.

11/01/2021

La Minería es otro sector afectado por la severa pandemia originada por el Corona Virus.

Luego de analizar los últimos índices de producción y exportación de minerales en Perú durante este primer trimestre 2020, se puede concluir un aparente debilitamiento de la industria minera peruana (en cuanto a producción y exportación) que no se debe única y exclusivamente al brote del coronavirus y la caída de precios de los metales en el mundo; sino también a otros factores que apuntan a problemáticas internas como la inestabilidad política, la conflictividad social y el exceso de burocracia en organismos estatales.

De acuerdo a información proveniente de la Cámara Minera del Perú han advertido que solo para un proyecto de exploración existen más de 250 trámites que se entrecruzan y duplican; hasta se contradicen y crean confusión entre las mineras instaladas en el Perú, demorando iniciativas que de por sí requieren de largos años para madurar.

Este panorama es poco atractivo para inversionistas extranjeros e inhibe posibles capitales que podrían además modernizar los sistemas operativos de las mineras del país.

Sin embargo, especialistas preveen la severa pandemia como «pasajera y temporal» y que conforme los Estados puedan aplicar mecanismos regulatorios en sanidad, puede restablecer el movimiento comercial, industrial y la vida normal de los ciudadanos en el mundo.

Cabe recordar la inoportuna propuesta del Ejecutivo para la elaboración de una nueva Ley General de Minería. Esta en referencia al mensaje presidencial de 28 de julio del año pasado. La propuesta, a la fecha, solo ha añadido mayor incertidumbre, pues retrasó inversiones y puestas en marcha de proyectos importantes como Tía María.

El escenario minero nacional

Luego de estar dentro del TOP 15 de países de respetable competitividad minera según el Instituto Fraser, hemos bajado hasta el puesto 24. Esto se debe a la reprochable defección del Gobierno frente a situaciones de violencia como las de Tía María, Quellaveco y las Bambas.

Durante el PDAC 2020, en Canadá, el Ministerio de Energía y Minas enarboló un discurso que escapaba de la realidad. Se dijo que el país era de gran atractivo para inversionistas extranjeros; sin embargo, esas afirmaciones estaban lejanas a la realidad. Frente al panorama actual, el atractivo del Perú para invertir en minería no solo no ha mejorado, sino que, en relación a sus pares (Chile, Ecuador y Bolivia), ha empeorado.

Este escenario minero nacional, sumado a un contexto global de pánico y restricciones por la rápida propagación de la temible covid-19, ha colocado sin duda a la industria minera contra las cuerdas por su fuerte impacto en la producción y las cotizaciones; además del intento por parte del Ejecutivo de paralizar operaciones y reducir la producción y el personal de varias empresas mineras.

Apuntan nuestros especialistas que posiblemente durante las siguientes semanas se verá una intensificación de la turbulencia en los mercados hasta que la pandemia sea contenida. Esta inestabilidad influirá, definitivamente, en la confianza empresarial y en la inversión; sobre todo, en exploración, la cual ya sufrió un duro golpe el año pasado al caer un 14%, de 412 millones a US$356 millones.

¿Qué debería hacer el Estado?
Pues en principio promover reformas estructurales que ayuden a impulsar el ingreso de nuevos proyectos y crear un panorama de seguridad para los inversionistas.

El Gobierno, por otro lado, debe buscar una relación más cercana con instituciones ligadas a la minería y buscar asesoría con expertos del sector. Así, tendría que haber una alianza estratégica para colaborar en sinergia por una minería para todos, y no solamente esperar la llegada del canon.

Asimismo, se propone que el Estado asuma estratégicamente un proyecto intensivo de enlazamiento social en las zonas donde se desarrollan proyectos mineros; de tal manera que la integración sea gradual y progresiva, sin que afecte el desarrollo de las operaciones.

Por último, siendo los recursos naturales propiedad del Estado, es imprescindible que este adopte una posición de liderazgo en darlos a conocer y desarrollarlos; para que efectivamente resulten de beneficio de todos. Sin embargo, esto requiere de una organización e infraestructura física acorde con la magnitud del problema. Además, se necesita un asesoramiento especializado que brinde nuevos puntos de vista de acuerdo a la realidad que se vive en el país.

Retos como estos son los que tiene que afrontar el Gobierno una vez salidos de esta crisis sanitaria. «Por nuestro parte, el rol de la Cámara Minera del Perú como institución que vela por el fortalecimiento del sector es apoyar a sus profesionales desde la parte técnica, práctica y ética; para seguir construyendo todos juntos el futuro de una minería fuerte y atractiva para el mundo», añade un representante de la CMP.

Fuente: Tiempo minero/redes sociales/ fuente propia

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más