REMOVIENDO CONCIENCIAS. Caso Hartmann en Amantani.

puno 25/01/2022

alemana

El recuerdo del asesinato de la ciudadana alemana Aune Hartmann en la turística isla de Amantani en el lago Titicaca ocurrido hace 14 años sigue apenando a la sociedad puneña, pena que con el hecho de saber que su autor sigue paseando libremente, enerva las entrañas.
Como se sabe, Hartmann, una abogada llegó en el año 2005 a Puno para mitigar la pobreza de muchos rincones del Perú entre ellos Cusco y Puno, instalándose en el altiplano peruano-boliviano sin presagiar que sería su último recinto en vida.

QUÉ SUCEDIÓ?

La ciudadana alemana Aune Hartmann, vivía feliz en la isla peruana de Amantaní en el lago Titicaca. Valoraba la vida comunal de la isla, sin embargo, le preocupaba la falta de servicios básicos. En agosto de 2007, escribió en un blog virtual “Me gustaría comenzar con el proyecto de suministro de agua (…)”.

Un año y cuatro meses después, en diciembre de 2008, fue asesinada a pedradas presuntamente por un comunero natural de Amantaní. Este se habría apropiado del dinero que consiguió en Alemania, para ayudar a los isleños. Eran 90.000 euros con los cuales pensaba impulsar un proyecto de cocinas ecológicas y agua potable de fuentes naturales.

El crimen quedó impune, no fue sancionado. El principal implicado, Olguín Pacompía Calsín, está libre. Para los naturales de Amantaní, Aune Hartmann, era una turista más. Pocos sabían que era abogada, egresada de la universidad Ruprecht-Karls de Heidelberg. Además formó parte del consejo municipal alemán de Karlsruhe.

Después de ejercer la abogacía durante años en su país, en 2005, fundó “ED Amazonía-Perú” una organización dedicada a ayudar a los pobres en América del Sur. Su espíritu libre y filantrópico la llevó a recorrer Cusco y Puno.

A Amantaní llegó varias veces. Incluso, algunos los isleños recuerdan que formó a mujeres para que se empoderen para salir de la pobreza apelando al tejido de calidad, artesanía y otros.

Destino fatal

Aune Hartmann era divorciada y empezó una relación con el músico natural de Amantaní, Olguín Pacompía Calsín. Corría 2008. La relación la comprometió más con la isla. Antes que Hartmann regresara a su país para conseguir fondos, la pareja se afincó por un tiempo en Copacabana- Bolivia, también a orillas del Titicaca. Estuvieron juntos hasta septiembre de 2008.

Aune Hartmann, viajó a Alemania a buscar recursos, mientras que el peruano Pacompía Calsín, se quedó cuidando una vivienda que habían alquilado dentro del hostal “Sol y Luna”. Hasta ese momento no imaginó que encontraría la muerte en mano de su propia pareja.

La abogada alemana retornó a Copacabana tres meses después y, el 07 de diciembre de 2008, fue hallada sin vida de la manera menos pensada. Fue asesinada a pedradas en la cabeza a dos kilómetros de donde residía y cerca de la comunidad de Isca Cota en Copacabana. El presunto asesino desapareció. Sin embargo, se detectó que entre diciembre de 2008 y el 2009, Olguín Pacompía Calsín, hizo diversos retiros del dinero que consiguió su pareja en Alemania para ayudar a los pobladores de Amantaní.

El fiscal de Karlsruhe de Alemania, Woolfgang Karl Metzger y el comisario alemán Jan, Ritterhoff, llegaron recién en 2011 para investigar el caso a Copacabana-Bolivia. En la habitación donde vivía la pareja, por exámenes de ADN, hallaron manchas de sangre de Aune Hartmann en prendas y encontraron documentos personales de Olguín Pacompía Calsín.

Piden investigación

El caso es un escándalo en Alemania por la falta de condena al culpable.Incluso medios alemanes trece años después de los sucesos, llegaron a investigar el proceso. Las autoridades alemanas y bolivianas entregaron todo el expediente a sus pares de Perú. Está en la Corte Superior de Justicia de Puno. El Ministerio Público encontró responsabilidad en Olguín Pacompía Calsín, y lo acusa de asesinato y robo. Pero desde el 2012 el proceso estuvo encarpetado. Sólo después que diversos medios internacionales y nacionales comenzaron a indagar recién el 12 de diciembre de 2021 se ordenó requisitoria del implicado. Pero su nombre no figura en la base de datos de la Policía. Las autoridades peruanas tampoco informaron a Interpol.

En Amantaní los isleños confirmaron que Olguín Pacompía Calsín, tiene una vida normal e ingresa y sale de la isla con libertad y se desplaza entre Puno, Juliaca, Arequipa y Lima. Un caso impune.

Fuente: MSN/RR.SS.

En realidad pocas fueron las instituciones que levantaron su voz de protesta pese a que la imagen del turismo con éste execrable hecho se deshilachó poco a poco. Hoy sin embargo se intenta refrescar memorias y motivar para buscar justicia. ARTYSA, el gremio de restaurantes de Puno emitió el siguiente comunicado:

271836679_961090514843673_278835016571734514_n«PRONUNCIAMIENTO
La Asociación de Restaurantes y Servicios Afines de Puno (ARTYSA) expresa su malestar ante la impunidad del crimen de la ciudadana alemana Aune Hartmann, quien daba ayuda social en la isla Amantani y que hasta la fecha aún no hay condena del presunto asesino Olguín Pacompía Calsín.
Sólo después que diversos medios internacionales y nacionales comenzaron a indagar sobre este caso, el 12 de diciembre de 2021 se ordenó requisitoria del implicado. Pero su nombre no figura en la base de datos de la Policía. Las autoridades peruanas tampoco informaron a Interpol.
Hacemos un llamado a la Corte Superior de Justicia de Puno y a las autoridades correspondientes a que actúen con prontitud y justicia.
Siempre tendremos en alta estima a todo visitante que de manera altruista busca ayudar a algún sector de nuestra región, por lo cual nos apena que este caso no haya sido resuelto»

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más