REFLEXIÓN NAVIDEÑA.

Armando Espino

cbc93636-7d3b-446d-b64f-dd85e131aa62

El turismo en Navidad tiene cada vez mayor cantidad de adeptos.

Al retorno de los hijos y nietos a la casa de los patriarcas, hoy se suma el escape de las parejas y grupos de jóvenes buscando experiencias motivadas por los diversos programas, youtubers y redes sociales.

Arequipa, como en muchas otras oportunidades, me parece que deja pasar en estas fechas una excelente oportunidad para promoverse como destino especializado.

La cena Navideña con sus peculiares ensaladas y carnes diversas. El ponche o diana. La guachi guachi. Y los imponentes nacimientos preparados en las principales iglesias de la ciudad. Todo conforma una fiesta única y por lo tanto una oportunidad de invitar a los foráneos a compartir esta experiencia.

Es muy tarde para aprovechar esta Navidad y convertirla en una razón de visita. Pero quizás en vez de pensar en replicar experiencias foráneas, podríamos empezar a consolidar un comité promotor de un Calendario Turístico que aproveche a futuro estas “ventajas competitivas”.

El Carnaval Arequipeño es más que solo apujllay. Y si le falta a la tradición, pues habrá que crearlo y agregarlo. Convocar a un millón de creyentes en un santuario diseñado para esa multitud y preparar una ruta de peregrinación aprovechando la ruta loncca. Ver en su plenitud la pasión de la crianza y exhibición de los bueyes de pelea. Revivir las antiguas ceremonias de la semana santa “sevillanada” en nuestras iglesias. Bautizar guaguas y coquetear comadres. Y podemos seguir aumentando.

Todo esto sazonado con una gastronomía que en su humildad tiene el secreto de haberse mantenido vigente e inspirando en un paìs que se ufana de ser “destino gastronómico” .

Y bendecido con un clima que durante la mayor cantidad de meses es benigno, agradable y contrastable con días nublados, lluvias y frios intensos.

Como que con tanto recurso cultural, ni extrañamos el tener ruinas incaicas. Pero la compensación de contar con un centro urbano de características, nos hace ponernos a la par de cualquier destino arquitectónico.

¿Por qué no vienen turistas a Arequipa en las cantidades en que lo esperaríamos? Promoción? Quizás. Pero quizás porque nosotros los Arequipeños no creemos en la fortaleza de todas estas experiencias y vivencias que nos hacen diferentes. Que nos hacen Arequipeños.

Entre más arraigo tenga en nuestra población el practicar sus costumbres y  revivir sus tradiciones, tengamos por seguro que mayor será el interés de los turistas por compartir esta originalidad.

Quizá sea momento para replantear las estrategias. Y concentrar esfuerzos en difundir primero todo este bagaje de recursos culturales entre los Arequipeños. Con la difusión que provocan experiencias en las redes, a corto plazo motivará la atención e interés por conocerlo de parte de foráneos. Y nos dará la satisfacción de monetizar a través del turismo, nuestra herencia cultural.

 

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más