ISLAS: ENTRE LA DESACTIVACIÓN Y LA REACTIVACIÓN.

puno 20/11/2021

Amantanidesact

Junto con la anunciada reactivación económica, saldrían a flote muchos conflictos pre pandémicos que pondrían en serio riesgo el retorno del añorado flujo turístico.

José (“Pepe”) es un antiguo poblador de la isla que antes de ingresar al mundo turístico, oficiaba de profesor de una escuela rural en la península de Capachica, ganaba lo básico como para mantener a su segunda esposa y sus 4 niños. Más adelante sus amigos y compadres radicados en la Isla Amantani le sugirieron trasladarse a ella y dedicarse al anfitrionaje de “ccaras“, sea conduciéndolos a las casitas, guiándolos por los parajes, alquilando sus burros a los turistas cansados o chacarear algunas zonas agrícolas para abastecer los restaurantes que poco a poco se llenaban de gente extraña de cabello rubio y lenguas raras. Pepe fué convencido de ingresar a ése, entonces incipiente, sector. Todo era nuevo para él, desde el color de piel, lenguaje o la moneda circulante, diametralmente opuesto a educar niños en su vecina Capachica.

EL INICIO

Como muchos, Pepe, se granjeó la confianza de sus colegas de labores, y de los extranjeros que a pesar de la precaria infraestructura que los cobijaba, retornaban a Puno muy contentos por haber disfrutado del turismo “vivencial”, poco a poco la emergente industria turística logró que un numeroso ejército de pobladores convirtieran Amantani en un destino por excelencia en el que varias especialidades como: lancheros, guías, hospedantes, cocineros y mozos se abocaran íntegramente al nuevo negocio turístico. El negocio era simple: La agencia de viajes ó guía llevaba a turistas a los alojamientos y restaurantes y éstos se beneficiaban con los servicios pre contratados. Una plusvalía ó propina referencial a cambio eran parte del libre mercado. El “win-win”. Hasta ahí todo bien.

EL PROBLEMA

Surge cuando una deformada clase política, una débil dirigencia empresarial junto con angurria de guías y agentes de turismo, hacen un cocktail mortal para botar al tacho las “Buenas Prácticas en Turismo”, que tanto costó a Puno ser denominado otrora “La Capital del Turismo Rural”, cada quien así decide por instinto más que racionalidad, hacer prácticas temerarias para mantener su propia conveniencia; por un lado los alcaldes distritales que azuzados por sectores ultristas reclaman autonomía de las comunidades originarias y protestan contra el “modelo capitalista”. Otros en cambio pervierten los contratos de servicios condicionándolos a elevados porcentajes de “comisiones” (chicatas). La fresa de la torta sin embargo está en la ignorancia de cánones y estándares internacionales de servicio por parte de autoridades isleñas quienes pretenden imponer un “sistema rotatorio” de servicios en forma indiscriminada sin considerar clases, tipos ó preferencias de servicios. A decir de muchos agentes de viajes es como obligar a que los establecimientos deban funcionar según la calle ó avenida sin importar la capacidad, clase o categoría.

MÁS LEÑA AL FUEGO

Como en éstos y otros casos, el ente rector DIRCETUR se ha mantenido ausente de toda intervención, haciendo más evidente su falta de liderazgo, acaso sea porque el titular del pliego, el Gobernador encargado, pretenda declarar a Puno como “región originaria, ancestral e indígena” que en la práctica no tiene ninguna utilidad, pero que puede ser usada como escudo de sectores violentistas que amenazan con atentar contra las lanchas modernas de agencias de viajes que se acoderan diariamente en la isla y más bien obligan la contratación de embarcaciones que no garantizan la seguridad ni navegabilidad.

PROBABLE SOLUCIÓN

Contrariamente a lo que muchos creen, la solución se encuentra en la aplicabilidad de la ya frondosa legislación turística prescindiendo de otras; sus actores requieren ser ilustrados sobre sus derechos y obligaciones como autoridades, prestadores de servicios o socios de una agremiación.
Según el abogado Luis Miguel Pino Ponce, la ignorancia de las leyes hace que muchos alcaldes distritales o presidentes de comunidades campesinas confundan la “autonomía” con la “extraterritorialidad” pretendiendo normar según su propia conveniencia desconociendo leyes de mayor categoría. Los gremios de agencias no descartan acudir a instancias jurisdiccionales en defensa de los derechos de libre transitabilidad, de la empresa y otros, que consideran vienen siendo amenazados.

REACTIVACIÓN EN “LISTA DE ESPERA”.

Mientras los interesados sigan buscando la punta de la solucion en la madeja turística, un grueso sector de operadores de turismo viene elaborando nuevos circuitos turísticos omitiendo las visitas a las islas gemelas Taquile y Amantani para evitar mayor descrédito en su oferta turística. Una experimentada operadora nos refiere “si los comuneros y autoridades dicen que son explotados por las agencias de viajes, que se den cuenta cómo pueden sobrevivir sin nosotros”. Pepe, acaso renegará haber “cambiado de giro” y pretenderá retornar al magisterio aún sin clases presenciales y en anunciada tercera ola del COVID-19.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
REDES SOCIALES
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
RESPONSABILIDAD SOCIAL Ver más