LOS MILAGROS DE SAN MARTINCITO

Luis Miguel Pino Ponce

Hubo un juez puneño –tenía que ser- que se vanagloriaba de sacar solo un par de sentencias cada año bisiesto. A él, con todas mis quejas lo defenestraron; pero  ahora está en su lugar otro juez peor. Resulta que apenas se hizo cargo del despacho, no pasaron ni dos meses, y sentenció un expediente cuya parte era su anterior jefe. Nada de raro sería, sino fuera porque en ese mismo despacho, existen por lo menos 30 expedientes (solo de mi estudio) por resolver desde hace tres años, y a ellos ni los mira. Por eso, los abogados que ejercemos no nos sorprendimos, cuando el ex – abogado del Banco de Crédito, el cuestionadìsimo César San Martín, hizo seguir su proceso, en la Corte Superior de Justicia del Callao; y hasta con sentencia en menos de dos meses. Es que hay tantos “San Martincitos” en el Perú, que hacen milagros en los expedientes. Para ellos las tortugas, no corren: ¡vuelan!
Y los audios revelan, toda la dogmática de un Juez Supremo peruano, su manejo florido del idioma -con el que hace que sus “acllas” cada vez que va a provincias, se pelean por aparecer con él- , y sus expresiones dignas de la Academia de la Lengua Peruana. Pero que todo se resume en: “…esa es una cojudez hermano”. Con semejante expresión creo que revela de cuerpo entero que es lo que quieren esos mastodontes “juristas de fama cósmica del TC”, cuando piden “motivación suficiente” o descubren “defectuosa motivación”: Van a conseguir que en el futuro, cuando tengamos que reclamar se prole una sentencia, o se exija el decurso procesal; digamos únicamente: “además es solo una cojudez señor Juez.” Al parecer semejante expresión hecha por los suelos toda la dogmática, los famosos “acuerdos plenarios”, los “laboratorios de simulación”, las “exposiciones de trabajos”: Todo se resumirá en la expresión del Juez César San Martín. Y no me vengan decir que es una grosería, porque si con esa expresión pudo San Martín conseguir el giro de un silvestre oficio ¿Qué expresiones tendremos que usar para conseguir un embargo, o una Sentencia? Lo peor de todo, es que luego salió con su cara de arrepentimiento (que más parecía la expresión de alguien que se sentó sobre alfileres) para pedir perdón. ¿Qué tal? ¿No es para disecarlo? Y frente a eso ¿Qué han hecho sus Supremos colegas? Nada, porque por ahí les sacaba en cara, al hijito fumòn, o al marido desempleado, a la gordita rebotante, a la hija abogada que ni ella misma se cree; y que todos – vaya coincidencia- consiguieron trabajo en el JNE.
Por eso, y para descubrir a otros “San Martincitos” pero cholos, necesitamos -para ayer- que vengan al Sur, las tan cacareadas “comisiones de la Corte Suprema”, para gritarles en su cara, cómo es que por acá en el Sur, se viene administrando justicia. Y que esperamos (aunque estoy seguro que ya están en correteos todos los solícitos ganapanes que rodean a los Presidentes de las Cortes Superiores) no se reúnan solamente con “Las Salas Plenas”, o que sean recibidos “en sesión de honor” por los pasmados regidores de los Municipios, para ser declarados “Huéspedes ilustres” previa entrega de diplomas gordos e inútiles. Tal como lo hacían con el conocido traficante de nombramientos alias “Guido Águila” y demás integrantes de su cáfila. Porque si van a seguir con esas conocidas costumbres provincianas, de entregarles “quesitos”, hacerles una excursión turística y esperarles con anfitrionas de falditas apretaditas y boquitas pintadas; nada de la realidad judicial se conocerá, y todo seguirá como siempre. Pero lo triste de todo, es que ninguno de los jóvenes abogados, que hay ahora por montones, ha salido a protestar de viva voz y cuerpo presente. ¿O es que como siempre van a seguir pensando que si dicen algo que les moleste a los jueces, no les van a dar la razón? Y claro, es que muchos, antes de romper el pacto infame de hablar a media voz, prefieren “chatear”; y luego se quejan de que no los toman en serio. ¡Muestren personalidad y enfréntense muchachos! ¿O es que el único enfrentamiento que prefieren es contra la semanal “jarrita de 20 soles”? ¡Vaya paradoja: Jóvenes abogados, pero con más miedo que siete viejas!

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Publicaciones Ver más
Top Press
Lo más
Archivo
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?