LAS MATEMATICAS SEGÚN FUERZA POPULAR.

Luis Miguel Pino Ponce

 Aurelio Baldor, profesor cubano (no por eso comunista) fue el autor del didáctico, pero temible libro “Algebra” (del matemático árabe Al-Juarismi). En mis tiempos, cuando se usaba el cerebro para pensar (no el celular) era un verdadero reto a la capacidad de razonamiento matemático. Pero la generación (o degeneración) “pòkemon”, cuya máxima expresión la vemos hoy en el congreso (por eso se le llama “la representación nacional”), estoy seguro, que nunca han oído de lo que acabo de escribir; nos muestran con todo desparpajo, cómo es que la famosa teoría de la relatividad de Albert Einstein (por si acaso keikistas, no es el nombre de una academia pre-universitaria) funciona en las matemáticas: Ciencia supuestamente exacta, donde uno más uno; es dos (salvo para nosotros los abogados, que contestamos: Depende).

Y es que, como gran aporte para el desarrollo de la lógica animal, los keikistas llamados “Fuerza Popular” (que tienen más de fuerza, que de popular), han superado dialécticamente a Baldor. Para estos semejantes matemáticos de la dimensión desconocida, la mitad de 115 es 50. Con esto, ya pueden postular al premio nobel de matemática degenerativa. Galarreta, ha superado por varias cabezas (no sé de qué, pero cabezas al fin) al poseedor de una oratoria flamígera y castelariana: Moisés Mamani, y al postulante al nobel de medicina: Bienvenido Ramírez (leer mucho da Alzheimer). A la súper autodidacta, Yesenia Ponce (cuyo caso es materia de tesis en pedagogía: No pisó aula alguna, pero solita aprendió todo). Mención aparte, son los casos de la borracha con tiroides, o del que para informarse necesita tener un televisor más grande; o a quien le quitaron todos los títulos por haber falsificado todo; o de los lavadores de activos y los narco-congresistas. Todos ellos han sido superados por la dialéctica inversa: La matemática animal.

Por eso, buscaron la cuadratura del círculo, para a como dé lugar suspender a otro espécimen con el mismo número de neuronas que su hermana: Kenji Fujimori, de quien dicen que, cada vez que éste habla, se escuchan en el Hall de los pasos perdidos, los lamentos de Víctor Andrés Belaúnde, Luis Alberto Sánchez, Roberto Ramírez del Villar. ¡Cuánta razón tuvo Javier Valle Riestra en pedir al Poder Judicial que se aceptara su renuncia, ante la irrenunciabilidad de su función parlamentaria! Si a él le daba vergüenza, llamar “colegas”, a esa masa informe de la bancada “nacionalista” vean la de hoy. Pero en fin, Kenji fue el congresista más votado: Aunque una estupidez dicha por un millón de personas, sigue siendo una estupidez. Todo el cerebro e ideas de Kenji y sus adláteres, está en sus “dibujos animados”: Más no le pueden exigir, ¿Creen Uds. Que él y su pareja, el perro “puñete” han leído siquiera su DNI? Kenji cada vez que habla, lo hace con el fondo musical de “ojitos hechiceros”.

Y es que a los hermanos K-K, no les convenía tener calidad, sino cantidad. Las ovejas no piensan. Por eso es la calidad de congreso que tenemos, de donde ni siquiera ha salido de ese antro de ambiciones personales llamado “Fuerza Popular”, ni un solo proyecto de ley, para reformar en serio el Código Penal, eliminando esa mariconada de las “Faltas”. Salirnos de la Corte Interamericana de Derechos Comunistas (dicen humanos), modificar la Ley del Notariado, para eliminar ese cártel en el que se han convertido. Castrar las atribuciones de los Municipios y Gobiernos Regionales, que a la fecha petardean el modelo económico. Reformar completamente el Consejo Nacional de la Magistratura, el Poder Judicial y el Ministerio Público; y es que no hay un modelo económico de mercado exitoso, con una administración de justicia impredecible, y lleno de magistrados que piensan en teorías ajenas a la triste realidad peruana. Pero nada de eso se ha tratado ni se tratará, porque mientras al “populorum” le demos circo; se olvidarán de verdaderos proyectos de ley que necesita el Perú.

De manera que no me extraña, que el Baldor peruano, llamado Luis Galarreta nos muestre en la noche, una verdad apodíctica. Para que al día siguiente, luego de hablar con su burro, haya entrado en humana lógica y haya dispuesto una nueva votación; para conseguir los mismos resultados. ¿Es tan difícil respetar el debido proceso y la institucionalidad? Luego se quejan del “desprestigio” del Congreso, y le echan la culpa a los periodistas, Oigan, si nosotros solo somos “Notarios de la actualidad”: Solo damos fe de lo que pasa.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Publicaciones Ver más
Top Press
Lo más
Archivo
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?