ASI NO JUEGA PERU.

Luis Miguel Pino Ponce

Absorto y embebido de la marea patriótica (no digo nacionalista) que por la selección peruana de fútbol, nos embarga; me pongo a reflexionar, sobre el caso de Paolo Guerrero. Así como el vate César Vallejo decía en su poema “Masa”, donde “…al fin de la batalla y muerto el combatiente y vino hacia él un hombre y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto! pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo…Entonces todos los hombres de la tierra le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado; incorporase lentamente, abrazó al primer hombre; echose a andar…” Eso pasó.

Ahora, ¿Cuántos “guerreros” necesitamos, en todos los aspectos de la vida nacional?, ¿O creen que la unión solo se puede dar en el fútbol? Es que lamentablemente, en el Perú, cada uno juega su partido, y nunca en equipo (confunden “equipo” con “banda”), por eso es que la corrupción campea: Cada uno de los funcionarios públicos, juegan su propio partido y se quedan con toda la taquilla. En el Poder Judicial: Tenemos cada día la odisea de Paolo Guerrero con la Wada, y lamentablemente no tenemos un Tribunal Federal Suizo, que haga prevalecer el derecho, antes que la triquiñuela. ¿No vemos acaso, que se le rinde honores – bien ganados por su temple – a la madre de Guerrero, pero se le golpea a la pareja, y cuando no se puede “clasificar”, se la mata a la pretendida mujer? ¿Creen Uds. que sienten la camiseta del Perú, los congresistas, que en lugar de contribuir por lo menos con el 50% de su sueldo por única vez, a los pobres peruanos que habitan en las alturas del Sur del Perú, para aunque sea regalarles una camiseta?. No creo que lo hagan, pero allá en los helados Andes, flamea también una bandera, y aunque el Perú no los sienta, ellos si sienten y sufren al Perú. Esos son los “guerreros” de cada día: Luchan solos.

Pero en este partido de la vida misma, no estamos jugando en equipo. Es que no tenemos ni un Gareca, que pueda dirigir, y menos tenemos defensas.  En el Perú, solo hay “atacantes”, pero no son delanteros, sino delincuentes comunes. Y muchos “punteros mentirosos”, como son todos los políticos –sin excepción- que cada día terminan jugando para el equipo contrario. Y si en el fútbol se requiere de volantes izquierdos, o de flanco derecho; acá en el partido diario, ellos buscan meter goles, pero no importan autogoles en el equipo peruano. Y de defensa, que debería ser la seguridad nacional, es para llorar: Por ahí pasa todo, y no porque se parezcan al corrupto aduanero, sino que no tienen respaldo de nada. Solo se saca la tarjeta roja, es decir se manda a la cárcel, a la muerte de un zorro, a los punteros mentirosos de los políticos. Y siempre para estos últimos, hay; no un Tribunal Suizo, sino un vil Tribunal Constitucional Peruano, que lo que dijeron en el partido de la noche, lo cambian para el desayuno, y retuercen en el Almuerzo. ¡Pero invocando el debido proceso! Es decir, que no se sabe con cuántos “jugadores” se entrarán a la cancha, y cuánto durará cada tiempo.

Y si hablamos de los Árbitros, ya saben cómo han procedido en muchos “arbitrajes” en los cuales la Odebrecht, nos metió goles de media cancha, bajo el aplauso de ellos. Por eso, al pueblo peruano, todos los días lo tratan como a una pelota de trapo, y es que estamos así después de tantas patadas que nos dieron nuestros gobernantes, que de “guerreros”, solo tenían cuando se enfrentaban contra las botellas de algún bar, y desde luego con la plata de toda la “hinchada”, que a la fecha esta hinchada de tanta corrupción, de tantos jueces comprados, de tantos punteros mentirosos; y de tantos reglamentos que cambian todos los días, que uno no sabe bajo que norma jugar el partido de cada día.

Lo peor, es que tenemos una banca de suplentes, que son peores que los “jugadores”  actuales; porque esos que postulan a jugar los próximos partidos como Alcaldes o Gobernadores Regionales, se avizoran “punteros mentirosos”, y éstos han cambiado de camisetas de todo color, olor, número de patas, con cola, con uñas. Se alucinan “jugadores” de fama internacional. Se venden al mejor “Club” político (porque no hay partidos).

Me separan océanos ideológicos con César Vallejo, pero después de todo lo expuesto, repito lo dicho por él: “Hay hermanos, muchísimo por hacer”, y no solo se hace patria gritando a todo pulmón “Arriba Perú”, sino siendo cada día un verdadero guerrero: Un responsable ciudadano, en el lugar que le toque jugar. De lo contrario terminaremos como – vaya paradoja- los dos Pizarros. Y así, no juega Perú ¿O no?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?