¡QUE DIRÁ EL SANTO PADRE!

Luis Miguel Pino Ponce

Cuando llegue a Lima, cuyo ingreso desde el Aeropuerto debe de ser uno de los más peligrosos del mundo, y que ni la estampita de “Santa Cachuchita”, ni los hábitos morados del Cristo de Pachacamilla, valen ante el empuje sin Dios y sin Ley de la delincuencia; y todo bajo el nuevo mandato que nos da el señor (al menos eso es lo que cantan los curas) “que nos amemos todos, como nos ama Dios”. Pero los delincuentes, más que amarnos, nos arrebatan nuestras pertenencia, y esa clase de amor mejor que no nos lo den. ¡Qué dirá el Santo Padre!, que es devoto de los diez mandamientos (y no de los diez congresistas de Kenji) dentro de los cuales está – para empezar- “No tomarás el nombre de Dios en vano”, y para el peruano; esto es tan simple como la coima. ¿No se juran hasta por las once mil vírgenes (cada vez hay menos vírgenes) inocencia, ante los tribunales? Ahora, en relación a que se honre a los padres, hay cada padre que lo que menos quiere es tener hijos, para seguirse vacilando; y madres que permiten la nefasta “mamitis” destruyendo personalidad de los hijos, y entregando a la sociedad inútiles que dependen de ella, hasta tener 40 años de manganzón.

Bueno, ya me imagino si el quinto (no matar) se conocerá en el Perú, que es lo que más han hecho y todos, desde los comunistas de sendero, y hasta los hoy cotidianos sicarios. Y eso de que el sexto ordena no cometer actos impuros, para muchos no es el sexto mandamiento, sino el sexo; y es el que ha mandado en el comportamiento de muchísimos curas, a los cuales el celibato es tan exótico como la honradez en los políticos peruanos; además Roma se ha guardado por años el espinoso tema del Sodalicio, y recién –previniendo seguro la incómoda pregunta- ha dado luz verde, para la crucifixión legal de Figari. Ahora, si hablamos de los siempre solícitos políticos peruanos, estos no se cómo se podrán presentar ante el curita, sabiendo que tienen graves problemas con el sétimo: No robarás, seguro que explicaciones darán como las que conocemos (robé, pero hice obras; robé, pero lo hice por la cultura; o finalmente: robé, pero creo en Dios). Ahora, no sé con qué cara (seguro de palo) se presentará PPK, ante el Papa argentino, sobre todo cuando él es un devoto infractor del octavo (no darás falso testimonio) y de lo que hemos visto, él es un campeón. ¿A lo mejor por eso quería tenerlo por acá, aunque sea para certificar su extremaunción política? ¿O pensará dejar la Santa Sede Fujimorista, para entregarse a los llamados del Eterno?

Ahora, sobre el “no consentirás pensamientos ni deseos impuros”, ¿Me rio o lloro? al menos en el Perú, es algo impracticable. ¿No ven televisión, el internet, las consabidas fiestas semáforos, los pederastas, los acosadores sexuales? Además, cuántos curas hay que, como saben que no van a llegar a ser el Papa, se convierten en papás, y todo bajo el aplauso de la feligresía. Además, no hay cortesana, ni parroquiano de cantina, que no tenga el amparo ideal de cualquier santo. Y hablando de estas inconductas, espero que las pudendas congresistas y sus secretarias, no vayan a la misa papal, con encogidas minifaldas; y al menos durante su trayecto quiten las propagandas con las eternas desnudas. Aunque son capaces.

Entonces, ¿Qué le vamos a pedir al Papa?, yo creo que nada, porque todo está en nosotros, y en practicar mínimamente alguno de los famosos diez mandamientos. Ojala que el argentino reciba a toda la recua de políticos peruanos, aunque sea para exorcizarlos, porque gracias a ellos tenemos en el Perú, un verdadero infierno. Y después de enterarse de todo esto, el curita argentino, seguro estoy dirá con más fuerza ¡Recen por mí!

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?