EL TURISMO MUDO TESTIGO DE SIEMPRE.

Luis Miguel Pino Ponce

Ya casi en mis postrimerías de mi visita a Europa, y después de conocer buena parte de ella, me entero que la conflictiva Colombia, está catalogada hoy – debo reconocerlo, pese a que siempre creí que el único buen comunista terrorista es el que está muerto- como un destino turístico emergente. Le hizo muy bien el tratado de paz (con minúsculas). Nuestro Perú, no puede alcanzar a México que tiene casi la población peruana en turistas que lo visitan anualmente. Y es que desde nuestra planta hotelera, los servicios que brindamos, y la conciencia cívica; no están a la altura del estándar que he visto. Mil perdones a todos aquellos turistas que atendí, como hotelero o agente de viajes, y que consideraba en esos lejanos tiempos, que daba buena atención. No, el turismo es todo un árbol de servicios y de compromiso. Eso no lo entienden, ni el gobierno (con todos los eternos burócratas en el Ministerio, que es otro misterio), ni la población. Hubo en el nefasto “Aymarazo”, gente tan ignorante, que hasta decía “el turismo no trae beneficio a la población”. Imagínense, esos idiotas creen que turismo es poner un par de combis en el terminal y que suban los chanchos. No señores, es desde la línea aérea que los trae, el guía que los espera (limpio y a tiempo) la ciudad que les brinda toda clase de servicios (no conozco una sola ciudad, ni una sola donde se hayan prohibido discotecas, como en Puno) seguridad, porque no me hubiera gustado ser asaltado en un país que no conoces ni el idioma ni gente que te ayude; puntualidad en el transporte. Enemigo del turismo, es el miserable taxista que porque “es gringo” le cobra 20 veces más de la tarifa, o el informal, que vende un “tour”, y nunca se aparece; bajo el completo beneplácito de la “dizque” Policía de Turismo.

Cuando esperaba el tren que me retornaría de Hungría a Austria, pensaba en que pasaría si en este momento se nos comunicaba que se cancelaba el servicio porque “miles de hermanos originarios, en busca de sus reivindicaciones, bloqueaban las vías, y tomaban el Aeropuerto, y encima me hubieran llenado de insultos y azotes. ¿A quien me hubiera quejado? ¿Cómo hubiera salido de ese infierno en el que se hablaba en un idioma desconocido? Con solo pensarlo sentí un sudor frío. Pero felizmente, el tren de la Osterreicher Bundes Bahn, llegaba puntualmente a las 9.20, y diez minutos después, salía exactamente a la hora programada. ¡Me sonroje solo con solo pensar en todas las veces, en que todo fallaba, y todo estaba de cabeza en el Perú!.

A la fecha no hay dentro del Reglamento de Agencias de Viajes y Hoteles, la presencia del Ejecutor Coactivo. Increíble, y es que el Sector Turismo, sabe tanto de Derecho Administrativo, como muchos abogados que se llenan la boca hablando de doctrinas alemanas, cuando no conocen ni por fotos Alemania. Entonces cualquiera es “ajente de Biages” y nadie le hace efectiva la multa. Encima la informalidad en los hoteles es peor: Y tampoco existe un ejecutor de multas. Así está el Turismo, y tal como lo veo desde acá, no hemos avanzado mucho con que lleguen más líneas aéreas internacionales a Lima. No hay vuelos directos, a destinos turísticos como Arequipa o Cuzco.

E increíblemente no hay puente aéreo entre Puno (el maloliente TitiCACA lake) con Arequipa, y nos soplamos 6 horas de viaje: El mismo tiempo en el que yo puedo llegar por un tren a 350 kms de Austria, hasta Berlín.
Ahora, la conciencia de la población debe ser alentada también por las Universidades. Hubo una Universidad puneña, que invitó a una dirigente de las Agencias de Viajes, y cuando ella preguntó a que se dedicarían luego de graduarse, todos respondieron “A ser consultores en turismo”, lógico, y trabajar en las ONG´s, y ser otros burócratas. Y el turismo entiéndalo, NO es una teoría, es una tecnología de atención, de servicios. Pero no hay turismo sin inversión privada. Esto último en Puno (lo digo de frente) al contrario de lo que pasa en Arequipa o en el Cuzco, es mala palabra: Todo lo tiene que hacer el Estado, previa coima. Y con esa postura, hasta ahora Puno no tiene un puerto. Acá, en absolutamente todas las poblaciones aledañas al Danubio, tienen unos terminales portuarios de primera, no interesa el tamaño de la población. La pregunta final es: ¿Dónde van los Alcaldes cuando salen al extranjero?

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?