EL SEXTO AÑO DE OLLANTA HUMALA.

Luis Miguel Pino Ponce

Uno de las socorridas expresiones políticas históricas es “Que todo cambie, para que todo siga igual”. Y eso es lo que ha pasado, porque cuando todos pensaban que por arte de magia cambiaría el desgobierno, la corrupción, la falta de liderazgo, la de presión econòmica; con el famoso “gabinete de lujo”. No paso absolutamente nada, es más; se llegó al colmo de recurrir a la misma gente. “Técnicos” decían. Pero ¿con que cara podría ordenar una acción de control el ministro de educación, a su propia anterior gestión? Además, si seguía la misma gente ¿cómo se podría asegurar un crecimiento económico, si seguía el mismo equipo? Y la verdad, es que la única que faltaba en el “gabinete de lujo” era Nadine Heredia.

Y es que en seguridad ciudadana, no estamos igual: Estamos peor, no es capaz de reprimir, como tampoco de reorganizar la policía. En crecimiento económico estamos igual que con Humala: Mal. En lucha contra la corrupción: Solamente dos nombres reflejan por completo lo que es hoy el gobierno; Odebrecht y Chinchero. Se llegó al colmo de salir con pizarrita en mano, para que trataran de enredar con cifras, lo que luego su propio ex – ministro Vizcarra, dijo que no era viable por ningún lado.

Y ese dicho de que este “iba a ser el gobierno de los empresarios” es más falso que dólar de cuero: Es el gobierno de los “empresaurios”, de decir de los cocodrilos de las millonarias finanzas, que nunca dan puntada sin nudo. Mientras tanto ¿Qué hay del micro y pequeño empresario? Nada, porque los alegres muchachos de la Sunat, que casi con un placer sexual persiguen, y cierran a los formales; sin embargo los informales siguen igual que con Ollanta: No existen, pero venden. No tienen contabilidad, pero sí millones. Nadie los fiscaliza; pero son los que más compran sin factura. Y en el tan mentado “Sector Turismo”, tenemos a un invisible Ministro, a quien no le importan ni los paros, bloqueos, incendios de aeropuertos etc. Con él no es; lo importante es seguir tomando cocktelitos. El turismo se hunde, y el señorito ni enterado.

Ahora, no puede decir que “el fujimorismo no me deja gobernar”, porque resulta que para que esta “combi” llamada Perú, camine (aunque sea con motor de tico) se le dio facultades legislativas. ¿Y que hizo con ellas PPK? Nada, porque no reformó el Código Penal, eliminando esa mariconada llamada “faltas” que es el estatuto del delincuente de poca monta, que tanto daño hace al ciudadano de a pié. No reformó el Consejo Nacional de la Magistratura, menos ese reciclaje llamado “Defensoría Pública”. Lo peor, siguió con ese ejemplar de artesanía política llamada “gobiernos regionales” y esa entelequia creada para robar sin dejar huella, denominada “autonomía municipal”. Y es que en el Perú todos quieren ser autónomos para hacer lo que le vengan en gana, y todos tengan derechos; pero ninguna obligación. Encima la recibió con bombos y platillos a Julia Príncipe, y la hizo ingresar por la puerta principal de Palacio, para luego sacarla por el patio trasero.

Y la verdad que a PPK, ya se le están notando los graves síntomas de demencia senil, a tal extremo que hasta se olvidó qué cartera encargaba y a qué ministro. Y esto no es para burlarse, sino para preocuparse. Porque esos males son irreversibles, y traen daños colaterales. Uno de ellos es la pérdida de reflejos políticos. Eso lo estamos viendo todos los días, su estilo de gobierno no es para este país, que requiere decisión y mano dura para tomarlas. El estadista no piensa como el político provinciano en el aplauso momentáneo: Mira al futuro, y toma decisiones traumáticas pero necesarias, y eso nunca lo va a hacer PPK, y tampoco sus ministros que en su mayoría han sido, o son empleados de las ONG ´s. Esto no es Suiza, más parecemos el África.

Escriba su comentario No hay comentarios

Comentar con: ó
Videos Ver más

Cargando video...

Sociales Ver más
Chica T&T Ver más
Enlaces
Encuesta
Lo sentimos, por el momento no hay encuestas disponibles.
Suscripción

¿Quieres estar actualizado en noticias de turismo?